Ticker

8/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

La Corte de Dios: Cómo una sociedad secreta católica se acaba de apoderar de la Corte Suprema de EEUU



En un artículo publicado por Strategic Culture en octubre de 2019, Wayne Madsen retrató así la forma en que dos facciones de la élite occidental se disputan el control del Vaticano y el mundo occidental en base a un juego dialéctico que las vuelve codependientes y necesariamente antagónicas:

“Donald Trump, quien en el pasado criticó públicamente a Francisco, no ha interferido para socavar su autoridad, como sus sustitutos que incluyen al ex estratega de la Casa Blanca Steve Bannon, al Cardenal Raymond Burke, al ex arzobispo Carlo Maria Viganò… y otros que han conspirado con el Opus Dei —la poderosa secta eclesiástica de orientación fascista.”

En Política del Cielo y los Seis Proyectos Globales que controlan el mundo, el autor y experto en criptopolítica, Daniel Estulin, definió de este modo a la alianza estratégica que controla a Donald Trump y de la que forma parte el Opus Dei, en antagonismo —al menos de libreto— al orden mundial liberal-financista con epicentro en Londres y Wall-Street:

“Gran Europa o el Internacional Negro Romano Germánico está constituido por la Europa de las órdenes, con el Vaticano, la vieja aristocracia europea, la logia Propaganda Due, la Legion de Honor Napoleónico, etc., unidos bajo la tutela conceptual del Vaticano; cuyo elemento oculto es el color de la tierra (teutones), y cuyo elemento abierto es la Compañía de Jesús, el Opus Dei y los Herederos del Imperio Romano de las naciones germánicas; cuya imagen de victoria es una teocracia mundial judío-cristiana”.

¿Cómo se verifica esta trama criptopolítica en un acontecimiento político reciente en los Estados Unidos?

En un artículo publicado el 28 de septiembre por Mint Press News, el periodista de investigación Raul Diego advierte que “con su última nominación para la Corte Suprema de los Estados Unidos, Donald Trump ha revelado el diseño de una camarilla de ultraconservadores con lazos a una sociedad secreta católica [Opus Dei] y a los estandartes de la Guerra Fría, que conducen a los EE.UU. al borde del fascismo abierto”.

Lo de “fascismo abierto” es razonable, tomando en cuenta que también existe el fascismo encubierto de Londres y Wall-Street, que porta el disfraz de liberal y que no es más que una tecnocracia de orden feudal. De hecho, hay quienes afirman que el antagonismo entre estas dos facciones de la nobleza negra es meramente artificial y estratégico, y que está diseñado para conducir a las masas a través del pensamiento dual, que es la esencia del engaño. ¿Es así como las viejas órdenes europeas se pondrán el disfraz de redentoras para sacrificar chivos expiatorios mientras completan el juego de síntesis dialéctica de cara al nuevo feudalismo high-tech?

 

Por Raul Diego

La Casa Blanca de Trump no perdió tiempo en nominar a Amy Coney Barrett, una católica devota, a la Corte Suprema después de que la muerte de Ruth Bader Ginsburg le dio a esta administración una tercera mordida sin precedentes a la manzana de la Corte Suprema de los Estados Unidos (SCOTUS). Salvo un improbable desafío exitoso de los demócratas, Barrett está en camino de convertirse en juez de la Corte Suprema e inclinar la balanza de la más alta corte del país a favor de los conservadores por un margen de siete a dos.

A medida que los medios de comunicación estadounidenses se tambalean hacia el predecible espectáculo que un tribunal tan desequilibrado obtendrá, sin duda, de los medios de comunicación irremediablemente partidistas, vale la pena destacar los vínculos que Barrett tiene con una organización descrita por uno de sus desertores como un grupo “totalitario, imbuido de ideas fascistas convertidas en propósitos religiosos” con participación directa en las actividades más oscuras de lo que algunos llaman el Estado Profundo.

Se dice que el hombre que examina la lista de candidatos a la presidencia de la Corte Suprema, Leonard Leo, es el vicepresidente ejecutivo de la archiconservadora Sociedad Federalista, que ha figurado en el nombramiento de todos los jueces conservadores que actualmente se sientan en la Corte Suprema, incluyendo a los dos nominados de Trump ahora instalados, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Mientras que la Sociedad Federalista en sí tiene muchas relaciones dudosas con individuos como Charles Koch y su red de oligarcas multimillonarios empeñados en reformar la política estadounidense para servir a sus fines, es la asociación de Leo con otra organización la que revela los vínculos con redes mucho más antiguas y poderosas que se remontan a la historia más recóndita de la política de la Guerra Fría y la CIA en su aparente lucha contra el comunismo a través de una “alianza impía” entre la agencia de inteligencia, el Vaticano y la Mafia.

 

Conexiones sórdidas

Leonard Leo es miembro de la junta del Centro de Información Católica del Opus Dei (CIC), donde el Fiscal General de los Estados Unidos, Bill Barr, y la Consejera de la Casa Blanca, Pat Cipollone, también trabajaron una vez. El grupo católico laico ha sido descrito como una de las sociedades secretas “más poderosas y políticamente comprometidas” del mundo, con lazos directos con el Vaticano como una “prelatura personal”, un estatus oficial otorgado por Juan Pablo II que aseguraba que el grupo sólo respondiera al propio Papa.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fundado en 1928 por un sacerdote y abogado español, el Opus Dei no se convertiría en el agente del fascismo global hasta más tarde en el siglo XX, cuando la CIA comenzó a canalizar dinero a un centro de estudios del Opus Dei en Chile llamado Instituto Chileno de Estudios Generales (IGS), después de que obtuviera de los obispos chilenos el apoyo para el derrocamiento del presidente democráticamente elegido Salvador Allende, y fue un engranaje fundamental en la aplicación de la Operación Cóndor, una operación de inteligencia transnacional que se llevó a cabo a través del Comando Sur para ayudar a las dictaduras de derecha de América del Sur en la década de 1970. Muchos de los miembros de IGS se convirtieron en oficiales del gabinete de la junta militar de Pinochet.

La designación especial del Papa fue el resultado del papel encubierto del Opus Dei, asistido por la CIA de William Colby, para efectuar el control de los daños tras el colapso de un banco italiano a finales del decenio de 1970 que dio lugar a múltiples investigaciones de las autoridades italianas que pusieron de manifiesto un esfuerzo concertado para desbaratar y desmantelar grupos o partidos políticos de izquierda en Europa mediante la financiación de las denominadas “unidades de permanencia” de antiguos soldados nazis y otros elementos de extrema derecha a través de una red mundial de blanqueo de dinero, tráfico de drogas y asesinatos en la que participan las más altas esferas del gobierno de los Estados Unidos, la Santa Sede y la mafia siciliana.

Conocida como Operación Gladio, fue sólo cuando el esquema se estaba desenredando a finales de los 70 que el Opus Dei comenzó a jugar su papel vital en el encubrimiento del movimiento de miles de millones de dólares en todo el mundo para apuntalar las dictaduras en América Latina, así como actos de subversión y sabotaje en todo el viejo continente. En 1984, la organización fue reclutada para reorganizar las finanzas del Vaticano, que estaban entonces bajo un fuerte escrutinio de los investigadores italianos.

La junta de supervisión de cinco miembros que se formó para llevar a cabo esta misión incluía a una de las figuras más importantes en el establishment de Gladio: El CEO del Deutsche Bank Hermann Abs había estado a cargo de la asignación de los fondos del Plan Marshall a la industria alemana después de la Segunda Guerra Mundial y se estableció para supervisar la reorganización del “banco más secreto del mundo”, el Istituto per le Opere di Religione-Instituto para las Obras de Religión, más comúnmente conocido como el banco del Vaticano.

El nombramiento inicial de Abs en el consejo asesor del Opus Dei fue rescindido como resultado de la protesta del Centro Simon Wiesenthal por su papel como banquero del Tercer Reich y director del cártel químico IG Farben, que dirigía un campo de concentración en Auschwitz. Abs fue reemplazado por Thomas Pietzcker, un director del Deutsche Bank que trabajaba para Abs. Las recientes filtraciones del FinCEN revelan que los días de lavado de dinero del banco alemán continúan tan fuertes como siempre. 

 

 

La religión de la seguridad nacional

El Opus Dei u “Obra de Dios” ya era una empresa de 3.000 millones de dólares cuando se hizo cargo de la reorganización del IOR del Vaticano y controlaba seiscientos periódicos, cincuenta y dos estaciones de radio y televisión, doce compañías de cine y treinta y ocho agencias de noticias, según una investigación de Mother Jones.

Sus vínculos con la inteligencia estadounidenses a través del director de la CIA William Colby y el establishment bancario a través de los miembros Francis X. Stankard (de Chase Manhattan) y William E. Simon (Secretario del Tesoro de Nixon), están bien establecidos y se mantienen fuertes hasta el día de hoy a través de individuos como Bill Barr, que acaba de recibir el Premio Christifideles Laici —un premio que reconoce el “comportamiento cristiano”— del National Catholic Prayer Breakfast (NCPB), fundado por Pat Cipollone y cuyo presidente no es otro que Leonard Leo.

El ascenso del conservadurismo de extrema derecha en los Estados Unidos está casi garantizado por la nueva composición de la Corte Suprema, que ahora espera una generación, si no más, de jurisprudencia fundacional formada por una cohorte de jueces seleccionados por la camarilla más reaccionaria de Washington, cuyos puntos de vista fueron claramente resumidos por el propio Barr en un discurso en la Universidad de Notre Dame en el otoño de 2019.

El “secularismo”, proclamado por Barr en la escuela de Indiana, fue el culpable de “los destrozos de la familia” y “el aumento de las tasas de suicidio”, entre otros males sociales. El Opus Dei, sin embargo, no figuraba en el discurso de Barr. La CIA también prefiere no discutir su relación con el grupo ultra ortodoxo y secreto que considera un asunto de seguridad nacional.

 

Fuente:

Raul Diego / MPN — The Court of God: How a Catholic Secret Society Took Over SCOTUS.

 

Publicar un comentario

0 Comentarios