Ticker

8/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

Petróleo con precios negativos: lecho de muerte para el Petrodólar y modelo Bretton Woods


En un día histórico, el precio futuro del barril de petróleo se derrumbó un 300% llegando a cotizar en negativo, -37 dólares. Si bien estos valores son parte del mercado especulativo financiero de futuros, es un síntoma de la inmanejable sobreproducción en un mundo en cuarentena con una caída brutal de la demanda, almacenamientos al límite y parte final de la crisis de un capitalismo que ha alcanzado sus límites de expansión. Las consecuencias geopolíticas del precio del barril por el piso dañan en primer lugar el poderío del petrodólar, la divisa internacional norteamericana, que ya venía perdiendo terreno, y en definitiva al armado de poder global de Bretton Woods, surgido post Segunda Guerra Mundial. La caída del petrodólar se viene gestando desde la elección de Donald Trump en EEUU, contemporáneo a un sistema liberal en crisis y a una burbuja financiera post-2008 que está a punto de estallar. La emergencia del coronavirus, con la consecuente caída de la economía real, no hace más que acelerar la demolición del modelo internacional.

Los contratos de futuro a partir de junio postulan cifras por encima de los 20 dólares, sin embargo, esto sigue siendo parte del mundo especulativo, así como nadie preveía la caída de hoy, resulta difícil prever los valores en los próximos meses, con una economía en contracción, destrucción del aparato industrial y almacenamiento costoso para la sobreproducción. El crack especulativo no deja de ser un síntoma del problema de la economía real.

La existencia del dólar como moneda de intercambio internacional fue sostenida por dos pilares, junto al poderío bélico de EEUU, primero fue su supuesta convertibilidad con el oro entre 1944 y 1973, y luego el ser la moneda en la que todos los países estaban obligados a intercambiar el recurso estratégico energético: el petróleo. Los países que intentaron comercializar este recurso en otra moneda fueron invadidos y prácticamente destruidos por los EEUU, como ocurrió con Irak en 2003 y con Libia en 2011. Sin embargo, gigantes como China y Rusia desafiaron esta hegemonía.

Los bancos centrales de China y Rusia han venido vendiendo sus reservas en bonos del Tesoro de EEUU y comprando masivamente oro en los últimos años atentos a este reseteo del sistema financiero. China viene desde hace ya también varios años comprando hidrocarburos a Rusia en yuanes y no en dólares. Otro jugador clave que ha venido actuando de manera similar ha sido Arabia Saudita (https://kontrainfo.com/rusia-china-y-arabia-saudita-ponen-en-jaque-la-hegemonia-del-dolar/)

En 2017 Irán y Qatar también desafiaron la hegemonía del dólar comercializando sus hidrocarburos en yuanes y euros (https://kontrainfo.com/comienzo-del-fin-del-dolar-china-rusia-avanzan-petroyuan-desafian-la-hegemonia-global/ ).

Actores estratégicos dentro de las élites globales vieron venir hace años la caída del negocio petrolero. La histórica dinastía Rockefeller, fundadora de la Standard Oil, de la que emergieron gigantes como Exxon/Mobil y Chevron, anunció en 2014 que abandonaba ese negocio. “Los herederos de la familia Rockefeller, que lograron su vasta fortuna con el petróleo, venderán sus inversiones en combustibles fósiles para reinvertirlas en energía limpia”, anunciaba la BBC, citando a Stephen Heintz, presidente del Rockefeller Brothers Fund.

Por su parte la tricentenaria dinastía bancaria Rothschild ya en 2013 fue noticia por “redistribuir las reservas de oro mundiales hacia el mercado chino”:

Este dato no es menor cuando fue esta casa bancaria la que fundó en 1919 el London Gold Fixing, que hasta el día de hoy fija a nivel internacional el precio del oro. Históricamente se realizaba esta operación en las oficinas de N M Rothschild & Sons en St Swithin’s Lane hasta el año 2004 en el que optaron por ser formalmente reemplazados por el banco británico Barclays, un paso a las sombras cuando el presidente de Barclays, Marcos Agius es yerno de Edmund de Rothschild: todo queda en familia.

Otro elemento que no se debe dejar de considerar es el enfrentamiento de Trump, representante del capital industrial, con la facción globalista-liberal de la élite: desde su ascenso al gobierno norteamericano desarmó los acuerdos de libre comercio como el TPP y atacó a todo el arco de instituciones globales como la OMC, la ONU, la OTAN y más recientemente la OMS. De acuerdo a muchos analistas, como Daniel Estulin, otro de sus grandes objetivos es el desmontaje del petrodólar: “Trump va hacia cerrarse en lo que llama ‘Make América great again’ y ‘America first’: una economía basada en el dólar –y no en el petrodólar, que es el modelo de sus enemigos del sistema banquero-financiero-liberal– mientras se prepara para el sexto desarrollo tecnológico (nano, bio, info, cogno y fusión fría). Mientras, China mira hacia su contorno mediante el yuan respaldado por el oro físico (valores naturales para la economía real del mercado asiático de producción)”, comentaba en 2018. La amenaza de Trump de suspender las importaciones de petróleo desde Arabia Saudita, no haría más que acelerar la situación.

¿Cuáles serán las alternativas al dólar como divisa internacional? China apostará a su yuan respaldado en oro y viene desarrollando su Yuan Digital, el que tendrá un “precio estable” y estará basado en un sistema híbrido estatal-privado, con el Banco Popular de China en un primer nivel y bancos privados en el segundo. Las élites bancarias vienen hace tiempo estudiando el sistema blockchain de criptomonedas. Tanto Goldman Sachs como JP Morgan hace años trabajan firmemente en ello.

De acuerdo al sitio especializado BeInCrypto: “La guerra del precio del petróleo entre Rusia y Arabia Saudí no muestra signos de desaceleración, y el esquisto de EE.UU. probablemente verá quiebras masivas a corto plazo (…) Con el descenso del petrodólar, podríamos ver un empuje hacia las monedas digitales y la competencia entre ellas. Bitcoin, por supuesto, estará en la mezcla, pero también lo estarán otras monedas estables patrocinadas por el estado. En otras palabras, los días de dominio del dólar pueden desvanecerse con los mercados petroleros colapsando – y lo que viene después probablemente será una pelea entre la nueva ola de monedas digitales”. El Bitcoin, probablemente, pasará a la historia como un prototipo para una moneda futura, con una tecnología que, una vez que se pueda escalar a nivel de cubrir buena parte de las transacciones mundiales, permitirá tener el control y vigilancia total de cada operación que cada persona realice en todo tiempo y lugar.

 por

Publicar un comentario

0 Comentarios