PUERTO PRÍNCIPE (AP) — Un sismo de magnitud 5,9 grados provocó la muerte de al menos 11 personas y dejó varios heridos la noche del sábado en el norte de Haití, donde algunas edificaciones sufrieron daños, informaron las autoridades.
Eddy Jackson Alexis, secretario de Comunicación, detalló citado por el diario Le Nouvelliste que el gobierno tiene reportes de siete muertes en la norteña provincia de Noroeste, en cuya capital Port-de-Paix se registraron daños en varios inmuebles, así como otros cuatro decesos en la comunidad de Gros Morne.
El sismo se registró a las 8:11 de la noche (0011 GMT del domingo) en el mar, a 19 kilómetros al noroeste de la comunidad costera de Port-de-Paix, de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos.
La dirección de Protección Civil, que no había confirmado de manera oficial el número de víctimas mortales, detalló que los heridos, en su mayoría con lesiones menores, se localizaban en Port-de-Paix y en los poblados de Gros Morne, Chansolme y en la isla La Tortuga. Algunas víctimas fueron atendidas en centros médicos.

Grupos de socorro reportaron la destrucción parcial de varias viviendas, los derrumbes de los techos de una iglesia y de un auditorio, así como una parte de un hospital católico en Gros Morne, 130 kilómetros al norte de la capital. También reportaron daños en la comisaría policial de Port-de-Paix.
El parlamentario Alcide Audne informó a The Associated Press que sólo en el auditorio de Gross Morne habían perecido dos personas cuando colapsó el techo.
El presidente Jovenel Moïse indicó en su cuenta en Twitter que coordinaba con el primer ministro Jean Henry Ceant el operativo para llevar apoyo a los damnificados.
Ceant anunció en un comunicado la creación de un equipo especial para atender las emergencias y llevar ayuda a los afectados.
El movimiento telúrico fue sentido en la capital del país, en diversas regiones de la vecina República Dominicana y en el oriente de Cuba.
Moïse llamó a la población a mantener la calma, luego que decenas de personas salieron de sus casas en la capital atemorizados por el movimiento telúrico y al recordar el devastador sismo de 2010.
Un terremoto de 7,1 grados destruyó gran parte de Puerto Príncipe en 2010 y, según datos del gobierno, provocó la muerte de más de 300.000 personas.