CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — La Corte de Constitucionalidad (CC), de Guatemala ordenó el domingo al presidente Jimmy Morales que permita el reingreso al país del titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez.
La decisión unánime de los cinco magistrados titulares de la corte señala que el mandatario debe cumplir con la resolución por no ser apelable y le recuerda que según la Constitución de la República y las Leyes, es la CC a la que le otorgan la protección de los principios de supremacía y rigidez de la constitución y por lo tanto “velar porque el poder público se mantenga dentro de los límites de las facultades que la ley Suprema (la Constitución) le atribuye”. El fallo da respuesta a un amparo solicitado por el abogado Alfonso Carrillo, quién pidió a la Corte revertir la decisión de Morales y que este permita la entrada de Velásquez.
La Corte, en su fallo que otorga el amparo provisional, dice en su numeral cuarto que “En cuanto al acto cuestionado que emitió el presidente... se otorga el amparo provisional solicitado con los siguientes efectos... permita el ingreso al territorio nacional del comisionado o comisionada de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, el cual deberá realizarse en armonía con lo que establece el Acuerdo entre la Organización de Naciones Unidas y el Gobierno de Guatemala relativo al establecimiento de la comisión”.
Gloria Porras, una de las magistradas de la Corte de Constitucionalidad, dijo a The Associated Press que el efecto del amparo es que “Iván Velásquez, es el actual comisionado y por lo tanto puede ingresar al país inmediatamente”.
El presidente prohibió la entrada al país del titular de la CICIG la semana pasada, tres días después de anunciar que no renovaría el mandato de la comisión, el cual termina en el otoño del 2019.
Velásquez, un abogado colombiano, ha encabezado diversas investigaciones de alto perfil por corrupción, incluida una pendiente en contra del mismo presidente.
La CICIG es un organismo de las Naciones Unidas que trabaja en conjunto con la Fiscalía de Guatemala, liderando la lucha contra la corrupción y desarticulando redes de corrupción. Una de ellas llevó a la renuncia del expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015) y de su vicepresidenta Roxana Baldetti en septiembre de 2015, quienes permanecen en prisión.
El mandatario no se había pronunciado y su secretario de prensa, Alfredo Brito, no respondió a un par de llamadas de la AP para conocer su opinión.
Velásquez se encontraba en Washington cuando el mandatario le prohibió la entrada y la ONU le pidió que mantuviera su trabajo al frente de la CICIG desde el exterior, lo cual según CICIG ahora hace desde Nueva York.
Morales es señalado por la comisión y la Fiscalía, quienes han pedido el retiro de su inmunidad en tres ocasiones, sin lograrlo, de presuntamente haber cometido financiamiento electoral ilícito en 2015, por el partido que lo llevó al poder, lo cual rechaza el presidente. El año pasado, el mismo Morales declaró persona non grata a Velázquez e intentó expulsarlo del país, pero la misma Corte de Constitucionalidad lo impidió, dos días después de que estos anunciaran el presunto involucramiento de Morales en delitos.
Desde entonces el presidente mantiene un ataque constante a la Comisión que incluso ha llegado a ONU donde ha solicitado el retiro de Velásquez.
La Corte también señaló en su resolución que el presidente debe resolver a través del diálogo las diferencias que mantiene con las Naciones Unidas.