Lo que se sabe del grupo Wagner - .

La Actualidad

.

jueves, 2 de agosto de 2018

Lo que se sabe del grupo Wagner

AFP/Archivos / Mladen Antonov El sol se pone tras el Kremlin el pasado 28 de mayo en la plaza Roja de Moscú
Opaco, poderoso y a veces incontrolable, el grupo Wagner --el "Blackwater ruso"-- sobre el que investigaban los tres periodistas rusos asesinados en República Centroafricana, defiende los intereses del Kremlin en los conflictos, con Siria a la cabeza.
El corresponsal de guerra Orjan Djemal, el documentalista Alexander Rastorguyev y el camarógrafo Kirill Radchenko pretendían "filmar imágenes sobre las actividades de la empresa militar privada Wagner en ese país", explicó el Centro de Gestión de Investigaciones, un proyecto del magnate y opositor en el exilio Mijail Jodorkovski, con el que colaboraban.
- De Ucrania a Siria -
Wagner fue creado por un exoficial del GRU (servicios de inteligencia militar rusos), Dmitri Utkin, que formó parte de un primer convoy de mercenarios enviados a Siria en 2013.
Dmitri Utkin participó a partir de junio de 2014 en los combates del este de Ucrania con los separatistas prorrusos, según medios y los servicios de inteligencia ucranianos.
Rusia siempre ha negado tener presencia militar en esa región, pese a las afirmaciones de Kiev y de los occidentales.
En Siria, ha actuado en paralelo al ejército ruso, que desde septiembre de 2015 interviene en apoyo del régimen de Bashar Al Asad, jugando un papel destacado en las operaciones rusas en el este de Siria y en la reconquista de la ciudad antigua de Palmira.
En febrero, Moscú reconoció la muerte de cinco de sus conciudadanos y "decenas" de heridos que se encontraban en Siria "por iniciativa propia" en un ataque de Estados Unidos en la región de Deir Ezzor, pero algunos balances superaban los 200 muertos, según medios que identificaron a miembros de Wagner.
El diario en línea Republic, citando fuentes de seguridad rusas, mencionó la presencia de 2.500 mercenarios en Siria en marzo de 2016, incluyendo 1.600 combatientes, y un prespuesto de 350 millones de dólares desde que empezara la operación.
- Lazos con el Kremlin -
En diciembre de 2016, Dmitri Utkin fue recibido en el Kremlin, apareció en televisión durante una ceremonia en homenaje a los "héroes" de Siria y en una fotografía junto al presidente, Vladimir Putin.
La organización estaría financiada por Evgueni Prigojin, un empresario cercano a Putin que hizo fortuna en el sector de la restauración antes de cerrar numerosos contratos con la administración rusa.
En la actualidad, la justicia estadounidense lo acusa de estar detrás de una "máquina de trolls", supuestamente originaria de los mensajes virales aparecidos en internet para favorecer a Donald Trump durante la campaña presidencial, en 2016.
Pero, según expertos, a causa de las tensiones con el ejército ruso en el terreno sirio y de las luchas de influencia en Moscú, Wagner habría perdido en 2016 la confianza del ministerio de Defensa, por lo que le grupo habría buscado otros contratos, especialmente con el régimen sirio.
Según Pavel Baev, investigador asociado al Instituto Francés de Relaciones Internacionales (Ifri), entrevistado por la AFP en marzo, "este ejército ruso en la sombra [...] presenta el doble beneficio de permitir negar" la amplitud de la presencia rusa en Siria "y de minimizar" las pérdidas. Pero, precisa, "el problema con los activos como Wagner es que nunca son totalmente controlables".
- Formadores en República Centroafricana -
Moscú consiguió una exención de la ONU para vender armas al gobierno centroafricano.
Desde principios de 2018, Rusia desplegó formadores militares en República Centroafricana, entregó armas al ejército nacional y se encargó de la seguridad del presidente Faustin-Archange Touadera, cuyo asesor de seguridad es ruso.
Moscú confirmó en marzo el envío de cinco oficiales y 170 "formadores civiles" para instruir al ejército centroafricano.
El grupo de investigación Conflict Intelligence Team (CIT) consideró entonces que ese término escondía "muy probablemente un regimiento de la sociedad Wagner".
Según el experto militar Pavel Felguenhauer, sin embargo, "Rusia no tiene ningún interés geopolítico en República Centroafricana, a diferencia de en Siria" y "Wagner busca probablemente ganar dinero allí".
Pero, advierte que "sin la aprobación del Kremlin, Wagner no hubiera ido" a República Centroafricana.
Si bien oficialmente el programa ruso persigue reforzar al ejército, Moscú también quiere fortalecer su influencia en un país rico en recursos como diamantes, oro, uranio y madera.AFP

Post Top Ad

Responsive Ads Here