El Parlamento Europeo rechazó la reforma de los derechos de autor - .

La Actualidad

.

domingo, 8 de julio de 2018

El Parlamento Europeo rechazó la reforma de los derechos de autor



Una estrecha mayoría de diputados (318 en contra y 278 a favor) rechazó este jueves el texto de compromiso sobre la propuesta de reforma de los derechos de autos en la Unión Europea, una polémica iniciativa que lleva dos años de retraso. El voto negativo significa que la propuesta, que ha generado una dura lucha de cabildeo entre editores de medios de comunicación, autores y empresas de internet, tendrá que volver a plantearse sobre otras bases el próximo otoño europeo.
Wikipedia protestó y se autobloqueó.

La iniciativa había recibido el apoyo de los editores de prensa y los autores de obras artísticas. Se trataba de hacer que los gigantes de internet –y se ponían el ejemplo sobre todo en empresas como Google o Facebook- dejen de beneficiarse económicamente por simplemente colgar en internet el contenido creado por otros.

La mayoría de los eurodiputados consideró que, además de esas propuestas, el texto incluía otras que podrían tener efectos contraproducentes para la libertad en internet, como el artículo 13, que obligaba a empresas del estilo de YouTube a filtrar previamente el contenido que sus usuarios cuelgan en su plataforma.

Los grandes ganadores del rechazo de los eurodiputados son los gigantes tecnológicos. En las últimas semanas, la campaña de cabildeo por parte de los conocidos como ‘GAFA’ (acrónimo de Google, Apple, Facebook y Amazon), llegó a cada uno de los 751 eurodiputados y a los medios de comunicación acreditados en Bruselas. El eurodiputado alemán conservador Axel Voss criticó antes del voto que los lobbies que participaron en esa campaña “han llegado a ponerse en contacto con los hijos de algunos eurodiputados”.

Este miércoles, Wikipedia, en sus versiones en español, italiano y polaco, suspendió el servicio y estuvo inaccesible durante todo el día en al menos tres países europeos, en protesta contra la polémica reforma.

Los gigantes de Internet reaccionaron con euforia. Una de sus oficinas de Bruselas, Edima, emitió un comunicado en el que decía que el voto de este jueves “representa una victoria para la democracia” porque el texto propuesto “podría servir para censurar Internet si no era enmendado”.

Naciones Unidas había criticado la propuesta, así como el prestigioso Instituto alemán Max Planck, que explicaba que “obligar a ciertas plataformas a desarrollar tecnologías que filtren los datos de sus usuarios antes de que estos cuelguen algún contenido es contrario a la Carta Europea de Derechos Fundamentales”.

Otra organización, Gesac, que representa a asociaciones de autores, dijo que había sido “una ocasión desperdiciada” y que no se trataba de un voto sobre la censura o la libertad de expresión, sino de “actualizar las normas del derecho de autor al siglo XXI para asegurar que los creadores obtengan una remuneración justa de la utilización que se hace en Internet de sus obras. No tenemos duda de que el Parlamento Europeo sabrá al final aprobar una reforma justa”.

Los editores de prensa también apoyaban la reforma porque esta hubiera hecho que los gigantes de Internet tuvieran que pagarles por el uso de sus contenidos. La directiva rechazada hubiera obligado a las plataformas de Internet a firmar acuerdos con las empresas de las que tomaran contenidos, como hace el servicio Google News con miles de diarios de todo el mundo.

La negativa del Parlamento Europeo hace que por ahora siga en vigor la directiva europea sobre derechos de autor aprobado en 2001, cuando los gigantes de Internet como Facebook o YouTube ni siquiera existían.

Post Top Ad

Responsive Ads Here