Cómo adquirir carisma, El poder de atracción de una persona se puede medir por esta característica - .

La Actualidad

.

jueves, 17 de mayo de 2018

Cómo adquirir carisma, El poder de atracción de una persona se puede medir por esta característica





El carisma es la capacidad de relacionarse súper bien con los demás, divertirse en esas relaciones y, además, caer bien, atraer a los otros. La persona carismática tiene poder de atracción porque, simplemente, la gente se siente bien compartiendo tiempo con ella. El carismático tiene algo que hace que los demás gocen, que incluso se sientan mejores personas, solo con el intercambio amistoso.

¿Cómo se hace eso? Simplemente, abriéndose a los demás desde el minuto uno. Aunque suene cursi: amando a las personas que tienes delante, tal y como los niños hacen con nuevos compañeros de juegos.
Cuando nos mostramos así, simpáticos, amorosos, abiertos al juego y a la diversión -desde el inicio- se produce la magia: ¡el otro nos responde de la misma forma! Y es que los seres humanos nos hallamos programados para las interacciones amorosas desde el nacimiento.

En esta tarea, nos ayudará pensar que, dentro de nuestro corazón, todos seguimos siendo niños de cuatro años que solo quieren amar a los demás, jugar y disfrutar de la vida con los demás.

Es cierto que llevamos caretas en forma de caros trajes y caras serias. Pero es solo una fachada. Todos seguimos siendo esos niños amorosos y divertidos.

Busca contactar con la personita que sigue intacta ahí dentro


Por lo tanto, dirígete en cada una de tus interacciones, hacia esa personita que sigue intacta ahí dentro. Busca contactar con ella. De esa forma, de manera natural te saldrán unas maneras amorosas, divertidas y hasta geniales, que el otro captará, gozará y responderá abriéndose.

Esa es la base del carisma: dirigirse directamente, desde el inicio, al compañero de juegos que todos llevamos dentro. Todo lo demás, es secundario.

La psicología cognitiva (o del pensamiento) nos enseña a no querer ser superior a nadie. El juego de la superioridad/inferioridad es siempre perdedor. Por ejemplo, demostrar ser más listo o más capaz: menuda cosa fea. Fíjate que la felicidad de los seres humanos se haya en compartir, en salir a jugar con otros como cuando éramos pequeños. Si fuésemos realmente superiores, no podríamos gozar de ese juego entre iguales. Es mucho mejor ser uno más, poder coger del hombro a un amigo e irnos a dar una vuelta por la montaña. No querer ser superior ni demostrar nada es otra de las claves del carisma porque no te podrás abrir al otro con amor si no te sitúas en absoluta igualdad. Una igualdad hermosa y gratificante.

Y, por último, también nos ayudará a ser carismáticos el saber que todo el mundo tiene facetas maravillosas. Todo el mundo es súper guay, de una forma u otra. Es muy divertido descubrir esas facetas increíbles y gozar de ellas. Con esta actitud, será muy fácil ser abierto y agradable con los demás: porque sabemos que todos valen mucho la pena. Todos: sin excepción.

Resumidamente, las tres claves del carisma son:

- Dirigirse, desde el minuto uno, al niño que todos llevamos dentro.

- No querer ser más que nadie: simplemente un igual.

- Buscar las facetas maravillosas que todos llevamos dentro..lavanguardia.com

Post Top Ad

Responsive Ads Here