Turquía facilita un “cambio demográfico” en Afrin - .

La Actualidad

.

viernes, 20 de abril de 2018

Turquía facilita un “cambio demográfico” en Afrin



Turquía y sus aliados sirios estarían llevando a cabo un “cambio demográfico organizado” en el cantón kurdo de Afrin, recientemente ocupado, según denuncian el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y medios kurdos. Al mismo tiempo, miles de personas que huyeron de la ofensiva turca –la Operación Rama de Olivo- se ve imposibilitadas de volver a sus casas o de acceder a otro lugar por puestos de control militares y llevan dos semanas sobreviviendo a la intemperie sin apenas alimentos ni medicinas, alerta Naciones Unidas. Sin remitirse nunca al término de limpieza étnica, aluden a un intercambio de población kurda por población árabe. El interés de la ofensiva turca era expulsar a las milicias kurdas YPG de Afrin para impedir que completaran su control del norte de Siria a lo largo de la frontera.
   Casas de desplazados kurdos a los que se impide volver se ceden a desplazados árabes de Guta Oriental, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la ONU
Milicianos del Ejército Libre Sirio, el pasado 24 de marzo en la ciudad de Afrin
Milicianos del Ejército Libre Sirio, el pasado 24 de marzo en la ciudad de Afrin (Lefteris Pitarakis / AP)
Según el Observatorio y la agencia kurda Anha, unas 150 familias evacuadas del enclave rebelde de Guta Oriental, reconquistado por las tropas de Damasco, fueron recientemente trasladadas a Afrin en autobuses y se les ofrecieron casas de otras familias que habían huido de Afrin. Entre los beneficiarios estaban las propias familias de los miembros de la Legión Al Rahman y su líder, Abdul Nasr Shamir. Esta milicia, largamente asentada en Guta, forma parte del Ejército Libre Sirio y se la considera islamista pero no yihadista.
El OSDH señala que muchos de los desplazados de Guta expresaron su disgusto porque se les instalara en viviendas de otros desplazados por la guerra, al tiempo que denunciaron el consiguiente “cambio demográfico” que se estaría produciendo en su lugar de origen, esta vez a cargo de las fuerzas del Gobierno sirio. Algunos, en cambio, celebraron su reasentamiento, a decir de otras fuentes. La ocupación turca de esta parte de la provincia de Alepo que constituye un cantón kurdo organizó la semana pasada un consejo local en su capital, Afrin, según medios turcos, con representantes kurdos, árabes y turcomanos.
Una multitud se agolpa para una distribución de alimentos en la ciudad de Afrin, el 24 de marzo
Una multitud se agolpa para una distribución de alimentos en la ciudad de Afrin, el 24 de marzo (Lefteris Pitarakis / AP)
Cientos de familias kurdas no pueden, sin embargo, regresar a Afrin, ni tampoco alcanzar la ciudad de Alepo, bajo control gubernamental. Solo unas pocas lo han conseguido, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), y ha sido de manera informal, pagando a traficantes y corriendo peligro por carreteras minadas. La OCHA afirma que durante al menos diez días miles de personas han estado expuestas al viento y la lluvia, con muy pocos alimentos y agua, sin medicinas ni asistencia humanitaria de ningún tipo, en el puesto de control militar de Kimar. En su informe, del pasado 16 de abril, no se indica si éste se halla en manos del ejército turco o de las milicias árabes.
La OCHA tiene contabilizadas 137.070 personas desplazadas de Afrin hacia localidades de la provincia de Alepo y la de Hasakah. Las agencias de la ONU han podido distribuir un número limitado de raciones de comida y otros implementos pero sigue sin tener acceso a Afrin, donde se cree que solo la mitad de sus habitantes tiene acceso a alimentos y una cuarta parte a una vivienda en condiciones. Unas 50.000 personas viven todavía en la ciudad de Afrin y otras 100.000 en su entorno rural.
Las milicias sirias tratan de “infieles” a los yazidíes de Afrin, les amenazan y destruyen sus templos, señala el diario ‘The Independent’
Según el diario británico The Independent, y la agencia kurda Anha, la minoría yazidí de Afrin está siendo víctima de la operación Rama de Olivo de una manera especial. Citando testimonios de desplazados en el cantón kurdo de Yazira, en el nordeste de Siria, afirma que las milicias tratan a los yazidíes de “infieles”, han destruido sus templos, les amenazan obligándoles a convertirse al islam y han cambiado los nombres de sus localidades. Hay que recordar que los yazidíes fueron víctimas de genocidio, violaciones y esclavismo por el Estado Islámico en Irak. La agencia Ahna, a tenor de los últimos acontecimientos, señala además que en el pasado “los otomanos cometieron 72 campañas genocidas contra ellos”.
 lavanguardia.com

Post Top Ad

Responsive Ads Here