Lula da Silva se entrega a la Policía Federal - .

La Actualidad

.

sábado, 7 de abril de 2018

Lula da Silva se entrega a la Policía Federal


El exmandatario brasileño se ha entregado a la Policía Federal y es transportado por una caravana de autos. El exmandatario de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha decidido entregarse a la Policía Federal tras permanecer a lo largo de los últimos días en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, en la provincia de São Paulo.

Este jueves el juez Sergio Moro ordenó el arresto del expresidente brasileño luego de que un día antes el Supremo Tribunal Federal (STF) del país rechazara el pedido de 'habeas corpus' presentado con carácter preventivo por sus abogados, en el caso de presunta corrupción que se le sigue por la adquisición de un departamento triplex.


Seguidores del expresidente de Brasil Lula da Silva impiden su salida para entregarse a la policía y cumplir la condena de cárcel por corrupción
Un grupo de seguidores del expresidente de Brasil Lula da Silva impidió este sábado que se entregara a la policía, tal y como había anunciado horas antes, para comenzar a cumplir la condena de cárcel que le impuso la Justicia por corrupción.
Publicidad

El exmandatario intentó salir del edificio del sindicato metalúrgico de São Bernardo do Campo, en el estado de São Paulo, donde permanece atrincherado desde que el jueves fuera ordenada su prisión.

Sin embargo, cientos de militantes bloquearon los portones e impidieron el paso de su vehículo. Ante la imposibilidad de avanzar, Lula abandonó el auto y se dirigió nuevamente al interior del edificio.


Horas antes, el expresidente brasileño anunció que cumplirá el mandato de prisión dictado en su contra por corrupción y se entregará a las autoridades.

"Voy a atender el mandato [de prisión] porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia", dijo Lula ante cientos de simpatizantes.

"Voy a atender el mandato para que no digan mañana que soy un prófugo y que me estoy escondiendo. Voy para que sepan que no tengo miedo", afirmó.

El exmandatario se había negado a entregarse a la policía antes de las 20:00 GMT del viernes para comenzar a cumplir su condena de 12 años de cárcel dentro del plazo fijado por el juez federal Sergio Moro, responsable por la investigación del gigantesco escándalo de corrupción en Petrobras.


"No estoy por encima de la Justicia (...). Creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas", dijo este sábado tras participar en una misa en homenaje a su esposa, Maria Letícia, fallecida en febrero de 2017.

El expresidente volvió a defender su inocencia y dijo que el único crimen que cometió fue haber luchado para reducir la pobreza en Brasil y mejorar la condición de vida de sus ciudadanos.

"(Me entrego) porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó", afirmó.

"Ellos no saben que el problema de ese país no se llama Lula, se llama la conciencia del pueblo, ustedes (...). Y ustedes van a tener que transformarse en Lula de aquí para adelante a andar por ese país haciendo lo que tienen que hacer", dijo a sus seguidores.
El camino a la condena

Lula rompió su silencio por primera vez desde que el juez Moro ordenara su arresto para que cumpla una pena de 12 años de prisión por corrupción y lavado de dinero.

En lo que podría ser su último pronunciamiento público antes de entrar en la cárcel, Lula estuvo acompañado por la expresidenta Dilma Rousseff y miembros de la cúpula del Partido de los Trabajadores.

Su presidenta, Gleisi Hoffmann, convocó a sus seguidores a "ocupar" Brasilia y Curitiba, ciudad del sur del país en la que será recluido Lula, hasta que el expresidente brasileño sea liberado.

Las opiniones en torno al caso mantienen una tensión creciente en el panorama político de Brasil y las manifestaciones a favor o en contra de la sentencia se multiplican en varias ciudades.


El expresidente se trasladará a Curitiba para presentarse en la sede policial. El dirigente brasileño fue sentenciado a 12 años y un mes de prisión por el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región de Porto Alegre.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se presentó este sábado a la Policía Federal en Sao Paulo y ahora es trasladado al aeropuerto de Congonhas, donde lo espera el pueblo brasileño, para dirigirse a Curitiba (Paraná).
En Sao Paulo se mantienen las manifestaciones en apoyo a Lula, mientras que en Curitiba una vigilia permanente espera la llegada del exmandatario como muestra de solidaridad.




El expresidente se trasladará a Curitiba para presentarse en la sede policial. 

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se presentó este sábado a la Policía Federal en Sao Paulo y ahora es trasladado al aeropuerto de Congonhas, donde lo espera el pueblo brasileño, para dirigirse a Curitiba (Paraná).
En Sao Paulo se mantienen las manifestaciones en apoyo a Lula, mientras que en Curitiba una vigilia permanente espera la llegada del exmandatario como muestra de solidaridad.

Los simpatizantes de Lula rechazan la orden de prisión y exigen respeto a la democracia brasileña.

 Lula da Silva es precandidato a las elecciones presidenciales de octubre, en las cuales figura como favorito según las encuestas. Además, el exmandatario recibió un fuerte apoyo popular durante las caravanas en las que recorrió Brasil.
La detención de Lula ocurre luego de la orden dictada por el magistrado Sérgio Moro tras el rechazo a la solicitud de habeas corpus para permanecer en libertad y continuar con su precandidatura presidencial.


El Supremo Tribunal Federal (STF) negó el pasado 4 de abril el recurso introducido por la defensa de Lula, con seis votos en contra y cinco a favor, lo que permitió al juez Moro determinar la privativa de libertad.
La defensa del expresidente presentó este viernes una medida cautelar ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) con el fin de frenar la detención hasta el agotamiento del proceso judicial.
¿Por qué Lula es detenido?
Sergio Moro, el juez del caso Lava Jato, condenó a Lula en julio de 2017 a nueve años de prisión por el supuesto delito de corrupción pasiva y lavado de dinero.
En enero de este año, el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), en Porto Alegre, ratificó la sentencia del juez Moro y condenó a Lula a 12 años y un mes de prisión.
El exmandatario ha denunciado el proceso como un persecución judicial en su contra liderada por el juez Moro, para evitar su candidatura presidencial.


La decisión de condena contra Lula fue dictada por un apartamento ubicado en una playa de Sao Paulo que supuestamente recibió el líder político de una empresa que tenía negocios con su Gobierno (2003-2010), pero dicha propiedad nunca ha estado a su nombre.
Representantes del Partido de los Trabajadores (PT), agrupación que postuló la candidatura de Lula, denunció en varias oportunidades que en Brasil existe una persecución política y judicial contra el exmandatario.

Post Top Ad

Responsive Ads Here