Cumbre histórica entre las dos Coreas tras un apretón de manos - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

viernes, 27 de abril de 2018

Cumbre histórica entre las dos Coreas tras un apretón de manos

Korea Summit Press Pool/AFP / Korea Summit Press Pool Los líderes de Corea del Norte Kim Jong Un (I) y de Corea del Sur Moon Jae-in (D) intercambiaron un apretón de manos histórico en la frontera entre los dos países el viernes 27 de abril de 2018
 
 


Korea Summit Press Pool/AFP / Korea Summit Press Pool El líder norcoreano Kim Jong Un (I) camina junto al presidente surcoreano Moon Jae-in en la línea de demarcación entre ambos países, el 27 de abril de 2018
El dirigente norcoreano Kim Jong Un y el presidente surcoreano Moon Jae-in hablaron este viernes "de desnuclearización y de paz permanente", según Seúl, en una cumbre histórica tras un apretón de manos simbólico en la línea de demarcación militar que divide la península.
Kim dijo haberse sentido "embargado por la emoción" al cruzar la línea de cemento y convertirse en el primer dirigente norcoreano en pisar territorio surcoreano desde la guerra de Corea (1950-53).
Por invitación del líder norcoreano, los dos caminaron de la mano del lado norcoreano de la frontera antes de recorrer a pie la distancia hasta la Casa de la Paz, en Panmunjom, donde se firmó el armisticio.
"Vine aquí determinado a enviar una señal de partida al cruzar el umbral del inicio de una nueva historia", dijo Kim, a la cabeza de un país acusado de violación de los derechos humanos.
El tema del arsenal nuclear de Corea del Norte figuraba en la agenda.
"Los dos dirigentes mantuvieron un diálogo sincero y franco sobre la desnuclearización y el establecimiento de una paz permanente en la península coreana y el desarrollo de las relaciones intercoreanas", anunció el portavoz de la presidencia surcoreana, Yoon Young-chan.
Moon espera concluir "un acuerdo audaz para obsequiar un gran regalo al pueblo coreano en su conjunto y a la gente que quiera la paz".
Kim estaba acompañado por su hermana y cercana consejera, Kim Yo Jong, y por el responsable de las relaciones intercoreanas, mientras que Moon llegó con el director de Inteligencia surcoreana y su jefe de gabinete.
Este encuentro ilustra la espectacular distensión en la península desde que Kim sorprendió al mundo anunciando el 1 de enero que su país participaría en los Juegos Olímpicos de invierno en el Sur.
Y precede un encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump.
Korea Summit Press Pool/AFP / Korea Summit Press Pool El líder norcoreano Kim Jong Un (I) junto al presidente surcoreano Moon Jae-in en la localidad fronteriza de Panmunjom el 27 de abril de 2018
"Kim Jong Un discutirá con franqueza (...) de todos los problemas que surjan para mejorar las relaciones intercoreanas y alcanzar la paz, la prosperidad y la reunificación", dijo la agencia de noticias estatal KCNA antes del inicio del viaje.
El país logró un rápido avance del programa nuclear y balístico bajo el mandato de Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre en 2011.
- "Difícil" -
En 2017, Pyongyang llevó a cabo su ensayo nuclear más potente a día de hoy y probó misiles balísticos intercontinentales (ICBM) que dejan a su alcance el territorio continental de Estados Unidos.
Las tensiones llegaron a un extremo inédito y Kim y Trump profirieron amenazas e insultos personales.
Moon aprovechó los Juegos para entablar el diálogo con Pyongyang, explicando que la cumbre intercoreana serviría de base para la reunión entre el Norte y Washington.
La Casa Blanca dijo que espera que la cumbre logre "avances hacia un futuro de paz y prosperidad para toda la península coreana".
El presidente Trump exigió que el Norte renuncie a sus armas nucleares. Washington reclama que la desnuclearización sea total, verificable e irreversible.
AFP / Laurence CHU Inusual cumbre entre las dos Coreas
Pero el director del gabinete presidencial surcoreano Im Jong-seok advirtió el jueves que nada está ganado de antemano.
Los avances tecnológicos de los programas balísticos y nuclear del Norte significan que cualquier acuerdo será "fundamentalmente diferente por naturaleza de los acuerdos de desnuclearización concluidos en los años 1990 y al comienzo de los años 2000", dijo. "Es lo que hace que esta cumbre sea especialmente difícil".
Pyongyang pide garantías, que no han sido especificadas, a cambio de deshacerse de su arsenal.
- El árbol de la paz -
afp/AFP / Jung Yeon-je Un grupo de personas en una estación de trenes de Seúl miran por televisión las imágenes en directo del encuentro entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un el 27 de abril de 2018
En el pasado, por desnuclearización de la península Corea del Norte entendía la partida de las tropas estadounidenses estacionadas en el Sur y el fin del paraguas nuclear que Washington presta a su aliado, algo impensable para Estados Unidos.
"Ahora los grandes temas son la paz y la desnuclearización", explicó a la AFP el profesor John Delury, de la Universidad de John Delury.
El tema de las familias separadas por la frontera también podría abordarse.
Después de la sesión de la mañana que duró una hora y 40 minutos, Kim y su delegación cruzaron la frontera para almorzar.
Antes del ciclo de la tarde, está previsto que Kim y Moon planten un pino en la línea de demarcación.
Este árbol "representará la paz y la prosperidad en la Línea de Demarcación Militar, que es el símbolo de la confrontación y de la división desde hace 65 años", dijo Seúl.
Según Corea del Sur, las esposas de los dos dirigentes participarán en el banquete organizado al final de la cumbre.

Sorpresas en una cumbre intercoreana planificada al milímetro

Los líderes de las dos Coreas se dieron el apretón de manos que sus países esperaban desde hace más de una década. Y se salieron de un guión elaborado al milímetro: "¿Cuándo podré visitar el Norte?, preguntó Moon a Kim", ¿Por qué no ahora?", le respondió.


Todos los aspectos de la cumbre intercoreana habían sido ensayados una y otra vez, pero Kim se salió del guión cuando invitó a su homólogo al otro lado de la frontera.
"Moon le dijo al Sr. Kim: "¿Cuándo podré visitar el Norte?" Y el líder norcoreano respondió: "¿Por qué no ahora?", reveló el portavoz de la presidencia surcoreana al explicar los entretelones de ese momento.


Fue así como después de un prolongado apretón de manos en la línea que demarca la frontera, Moon, con una sonrisa deslumbrante, invitó a Kim a cruzar hacia Corea del Sur.
Ambos posaron para la prensa para inmortalizar el momento en el que Kim se convertía en el primer líder norcoreano en cruzar al Sur desde el fin de la guerra en 1953.
Korea Summit Press Pool/AFP / Korea Summit Press Pool El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la alfombra roja en la ceremonia de bienvenida a la Casa de la Paz construida para su encuentro, en Panmunjom el 27 de abril de 2018
 
 
Entonces, Kim hizo señas a Moon para que cruzaran al otro lado. En un inicio, el presidente surcoreano parecía dubitativo pero el jovial líder norcoreano, vestido con un traje oscuro, no iba a conformarse con un "no", y lo tomó de la mano y lo escoltó hasta el otro lado de la frontera, donde ambos volvieron a darse un apretón de manos.
Con una amplia sonrisa en la cara, los dos líderes volvieron a cruzar hacia el Sur, proyectando una notable imagen de unidad.
Pero este no fue el único momento de improvisación de la jornada, ya que después ambos pidieron a sus delegaciones que posaran para un retrato que aparentemente no estaba programado.
Estas instantáneas mostraron que incluso un evento tan planificado como la primera cumbre intercoreana, centrada en el arsenal nuclear de Corea del Norte, los preparativos raramente se cumplen a rajatabla.
- Momentos de incomodidad -
AFP / Gal ROMA Principales ciudades y sitios de Corea del Norte y de Corea del Sur
 
 
La ceremonia de bienvenida estuvo cargada de simbolismo cuando los dos líderes caminaron por la alfombra roja a medida que una guardia de honor vestida con el uniforme tradicional iba levantando estandartes a su paso.Durante la jornada hubo varios momentos cómicos, como cuando la hermana del líder norcoreano Kim Jo Jong y otro miembro de la delegación se apartaron bruscamente cuando se dieron cuenta de que estaban tapando la vista a los fotógrafos.


También hubo instantes de incomodidad, como cuando Kim se tomó un largo espacio de tiempo antes de firmar el libro de visitas en la Casa de la Paz, que alberga la cumbre, y Moon parecía no saber hacia donde mirar. El largo apretón de manos contrastó con el último saludo entre los líderes de ambos países en 2000 cuando el padre de Kim, Kim Jong Il, estrechó la mano del presidente surcoreano, Kim Dae-jung. El apretón fue vigoroso, pero no duró más de cinco segundos.
La versión de 2007 fue aún más breve y duró sólo tres segundos, cuando Kim Jong Il acogió a Roh Moo-hyun en Pyongyang.


Desde entonces, Corea del Norte ha avanzado significativamente en su programa armamentístico y el año pasado detonó su sexta prueba nuclear y lanzó misiles que pueden alcanzar el territorio continental de Estados Unidos.
Durante los momentos de mayor tensión, Pyongyang había amenazado con lanzar sobre Seúl y Washington un "mar de llamas" con su "preciada espada", en referencia a su arsenal nuclear.
Pero la imagen que quedó de este viernes fue la de dos líderes cruzando la frontera de la mano, hacia una cumbre que muchos esperan que lleve hacia un futuro más pacífico.

Post Top Ad

Responsive Ads Here