Así se forma a los hijos para ser ciberabogado o impresor 3D - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

lunes, 30 de abril de 2018

Así se forma a los hijos para ser ciberabogado o impresor 3D

“Los bebés nacen con un pan debajo del brazo”. ¿Cuántas veces hemos oído esta expresión tan popular? Pero, pensemos. ¿No habría que actualizarla y afirmar que ahora los niños llegan al mundo con una tablet o smartphone debajo del brazo?
En el mundo nacen más de 370.000 niños cada día (según el último censo de la CIA de 2016). Llegan a un mundo en el que la tecnología forma parte de todos los ámbitos de la sociedad: transporte, construcción, deporte o sanidad. Los niños de hoy nacen rodeados de tecnología y saben usarla desde muy pequeños: ampliar una fotografía, buscar canciones en YouTube o desbloquear el móvil parece para ellos tarea sencilla. Pese a eso, no podemos considerarlos nativos digitales, ya que no son conscientes de cómo funciona la tecnología, sino que trabajan con un mecanismo de acción-reacción pulsando un botón.
Los más pequeños deben aprender, por lo tanto, a pasar de ser usuarios a creadores de la tecnología. Y ese es, precisamente, el objetivo de BQ Educación, división educativa de la compañía BQ. Hace años que se debate sobre cómo la formación que reciben las nuevas generaciones no se corresponde con el que será realmente su futuro laboral. Así que imaginemos si encima ese futuro será completamente nuevo a lo que conocemos actualmente.
Muchas profesiones acabarán desapareciendo, sí. Pero muchísimas más, irán surgiendo en un nuevo entorno en la que habilidades humanas y las capacidades tecnológicas irán de la mano. Según un informe de KPMG, los robots y la inteligencia artificial nos ayudarán a mejorar la productividad en un 30% en algunas industrias. ¿Quién pensaba hace 25 años que hoy en día existirían profesionales trabajando como probadores de videojuegos o desarrolladores de aplicaciones móviles?
El 65% de los estudiantes de Primaria tendrán empleos que no existen todavía
Son varios los expertos que se suman al carro del porcentaje del 65%. Según el Foro Económico Mundial, el 65% de los niños que estudian hoy Primaria trabajarán en empleos que no existen todavía. A estos dos tercios se suma también Randstad, quien ya en 2016 aseguraba lo mismo: que dos de cada tres jóvenes de la Generación Z trabajará en puestos de nueva creación, sobre todo relacionados con tecnología y ciencia. Un año antes, Iñaki Ortega, directivo de Deusto Business School, señalaba exactamente lo mismo. Pero se suman a esta cifra BBVA, Us Robotic, Vimeo o DYR.org.
Especulemos ahora sobre cuáles serán los trabajos estrella allá por el 2035. ¿Ciberabogado? ¿Impresor 3D? ¿Nanomédico? Tenemos que adaptarnos rápido a este nuevo escenario, pero sobre todo formar a los más jóvenes y dotarles de esa gran capacidad de adaptación. Nacerán nuevos campos laborales que no conocemos y los profesionales necesitarán dominar la tecnología sea cual sea la profesión de cada uno. De momento, ningún gurú ni visionario puede conocer los empleos de moda de ese 2035. Lo que sí podemos hacer es apostar por la educación como el camino a seguir a la hora de preparar a los niños para ese futuro, tanto técnicamente como personalmente.
Hacer de los jóvenes de hoy, los artesanos del futuro
Entonces ¿cómo preparamos a los niños para un futuro en el que la tecnología tendrá un papel clave? El cambio tiene que ser ahora. Uno de los retos está en llevar a las aulas el enfoque STEAM – (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés)- y las tecnologías creativas (impresión 3D, robótica y programación).
Las nuevas tecnologías no deben ser una asignatura más dentro del programa educativo. Los expertos plantean ofrecerlas de forma transversal en todo el plan de estudio en las diferentes asignaturas. El reto es que sean una herramienta útil y un apoyo a la formación más tradicional.
¿Te imaginas aprender geometría con impresión 3D o recrear fenómenos naturales con robots? ¿Y crear obras de arte con componentes electrónicos? En este sentido, Alberto Valero, director de BQ Educación, remarca también la importancia del papel de los profesores como los agentes más importantes de la sociedad. El reto, para Valero, es que “los niños dejen de ser consumidores de tecnología para pasar a ser creadores”.
El futuro no solo es sinónimo de tecnología. Las habilidades y aptitudes humanas deberán coexistir, siempre, con la tecnología e innovación. BQ Educación trabaja, en este sentido, apostando por cuatro ejes. Tal y como explica Valero, se centran en: herramientas (productos de robótica y programación); formación a profesores; contenidos para empresas e instituciones; y actividades extraescolares como los Campus BQ, que tienen lugar en las vacaciones escolares de verano y en Navidad.
Se trata de ayudar a los más jóvenes, de inspirarles y dotarles de conocimiento de la tecnología para que aprendan a utilizarla y exprimirla al máximo. “Trabajamos la creatividad y el espíritu analítico para que los jóvenes de hoy sean los arquitectos del futuro”, finaliza Valero. Esos niños serán en un futuro adultos capaces de crear y aplicar la tecnología en su vida personal y profesional.
Aprender robótica digitalmente
En este sentido, ya ha nacido la primera plataforma 100% digital e interactiva para aprender robótica y programación en el aula. Se llama bMaker, que sustituye el aprendizaje tradicional por uno totalmente interactivo. De la mano de BQ y Macmillan Education, los colegios serán los primeros en implementar este aprendizaje totalmente digital en el que los niños, a través de contenidos online y kits de robótica, explorarán estas materias de forma práctica, activa y creativa.
En cada proyecto, los alumnos de 8 a 15 años parten de un reto que deben solucionar en equipo. Experimentando con el hardware y el software, pasan de ser usuarios a creadores de tecnología mientras desarrollan habilidades imprescindibles en su desarrollo personal y futuro laboral como la resolución de problemas, el trabajo en equipo o la inteligencia emocional. Además, bMaker se basa en la filosofía STEAM, que propicia el desarrollo creativo y artístico de los niños.
“El aprendizaje de las tecnologías hace que los jóvenes tengan pensamiento crítico, capacidad de resolución de problemas complejos y aprendan a trabajar en equipo”, explica el director de BQ Educación. Es decir, cualidades imprescindibles para ser, mañana, líderes del futuro. Cualidades necesarias para niños que aprenden antes a ampliar una foto del móvil que a andar.
http://www.lavanguardia.com/

Post Top Ad

Responsive Ads Here