50 años del asesinato de Martin Luther King,una ucha que no ha terminado - .

La Actualidad

.

domingo, 1 de abril de 2018

50 años del asesinato de Martin Luther King,una ucha que no ha terminado

50 años del asesinato de Martin Luther King: una pacífica lucha contra la violencia que no ha terminado La noble herencia de sus ideales sigue viva en muchos corazones: ¿algún día se cumplirá su sueño?

"Mi abuelo tuvo el sueño de que sus cuatro nietos no serían juzgados por el color de su piel, sino por su personalidad. Yo tengo el sueño de que ya es suficiente. ¡Pido un mundo sin armas! Difundan la palabra. Donde sea que estén. ¡En toda la nación! Vamos a ser una gran generación…". 

Palabras de Yolanda Renee King, 9 años, el dos de marzo pasado, en Washington, mientras centenas de miles almas en todo el país, de luto por los atentados y muertos en las escuelas, exigían lo mismo: por lo menos, si la extirpación total de las armas es una utopía ante el terrible argumento de que las armas son una parte indivisible la cultura norteamericana, por lo menos un rígido control de su venta, hasta ahora indiscriminada.
 King brinda un sermón en la Iglesia Bautista de Ebenezer en Atlanta, en septiembre de 1960
Triste simetría: esa gigantesca marcha y esa plegaria de la niña sucedieron a casi un mes del 4 de abril de 1968. El funesto, trágico día en que el fanático segregacionista James Earl Ray mató de un balazo en la garganta a Martin Luther King mientras éste, desde el balcón del Lorraine Motel (Memphis, Tennessee), defendía los derechos de los basureros negros de esa ciudad, en huelga por mejor salario y mejor trato: a diferencia de los basureros blancos, no cobraban cuando el clima hacía imposible trabajar… Sus últimas palabras fueron un pedido al músico Ben Branch: –Bren, prepárate a tocar Precious Lord, Take My Hand (Señor, toma mi mano). Tócala de la manera más hermosa.
 King, su esposa y sus hijos, tocan el piano en Atlanta, en 1960
 El asesino, prófugo, fue capturado en el aeropuerto Heathrow de Londres, listo para huir a Canadá con un pasaporte falso. Juzgado en la misma ciudad del crimen, se declaró culpable para evitar la pena de muerte. Fue condenado a 99 años de prisión. Martin tenía apenas 39 años. Nació en Atlanta, Georgia, el 15 de enero de 1929. Casado con Coretta Scott (1927–2006), nacieron Yolanda, Martin Luther III y Dexter. Pastor bautista (agregó el "Luther" a su nombre como homenaje a Martin Lutero –1483-1546–), el teólogo y fraile católico que revolucionó a la Iglesia con su Reforma: ataque frontal contra la corrupción interna que la socavaba. Sabía que la muerte lo rondaba. Un día antes, el 3 de abril, en el Mason Temple, su discurso fue una profecía: "Algunos han empezado a hablar de amenazas… ¿Qué es lo que podría ocurrirme por parte de nuestros malvados hermanos blancos? Como todo el mundo, a mí me gustaría vivir mucho tiempo. La longevidad es importante, pero eso es algo que ahora no me preocupa. Yo sólo quiero cumplir la voluntad de Dios. ¡Y Él me autorizó a subir a la montaña. Estoy muy feliz esta noche. No tengo ningún temor. No tengo miedo de ningún hombre. ¡Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor!".
 Coretta Scott King junto a su marido, Martin.
 A medio siglo de su fin es justo y noble honrarlo en toda su dimensión. Fue un gigante. Desde sus 20 años vivió obsesionado por una causa: los derechos civiles de los negros. De su raza. Pero a diferencia de Malcolm X y su discurso: "Los negros al poder, porque sólo un poder puede matar a otro poder". A diferencia de los Panteras Negras y sus proclamas (¡Muerte a los blancos!). A diferencia de los Musulmanes negros y su cerril sectarismo. A diferencia de toda reinvindicación racial a costa de sangre derramada, Martin –inspirado en Gandhi–, en el verano de 1963 marchó a la cabeza de la colosal Marcha sobre Washington: 250 mil almas que llegaron hasta el pie del Lincoln Memorial y oyeron el más conmovedor de sus discursos. El que empezó con aquellas cuatro palabras grabadas para siempre en la historia: –I have a dream (Yo tengo un sueño). Hijo de un ministro bautista, Martin estudió teología en la Universidad de Boston, y en 1954, ya pastor bautista como su padre, se hizo cargo de una iglesia en Montgomery, Alabama. En uno de los más crueles corazones del racismo. Y dispuesto a darles batallas… sin armas de fuego. No le faltaron enemigos: le sobraron. Para las organizaciones negras violentas, el Black Power armado, era el Tío Tom. El negro manso y obediente de la novela La Cabaña del Tío Tom, de la escritora Harriet Beecher Stowe, publicada el 20 de marzo de 1852. Pero era un mote injusto y sesgado. La novela, un alegato contra el monstruoso crimen de la esclavitud, presentaba a dos negros: el de la casa y el del campo. El primero, sí, era sumiso, obediente y resignado al látigo.
 King, en una foto policial, tras su arresto por organizar un boycot a los autobuses que se gregaban a los negros. 24 de febrero de 1956
Pero el segundo, todo lo contrario: un hombre dispuesto a todo para terminar con ese cáncer. Un negro como Martin Luther King… Que en 1964 recibió el premio Nobel de la Paz. Justamente por su elección del modo de luchar. A lo Gandhi. A lo Nelson Mandela. Y ese mismo año, como eco del Nobel, el presidente Lyndon Johnson, sucesor de Kennedy desde el trágico magnicidio de Dallas, Texas, 22 de noviembre, 1963, promulgó la Ley de Derechos Civiles. Consagración de la igualdad de todos los ciudadanos sin distinción de coloso

 El presidente Lyndon B. Johnson da la mano de Martin Kuther King tras firmar el acta de los Derechos Civiles en Washington, D.C  el 2 July 1964
 Un triunfo de Martín que despertó más odio entre los negros radicales adictos al maoísmo, el comunismo, la anarquía, el fanatismo religioso. Un odio que empezó a fundir la bala que lo mataría… Cada uno de sus pasos, preso o libre, fue la afirmación de sus ideas y sus principios. Es difícil soslayar, por ejemplo, su célebre Carta desde la Prisión de Birmingham, de 1963, publicada por la revista francesa Esprit un año después. O sus obras La Fuerza de Amar, 1965, El Clarín de la Conciencia, 1968, y sobre todo la esencial Por qué no podemos esperar: un pasional recuerdo de los sucesos del verano del 63: la histórica marcha sobre Washington. Recordemos algo de ese discurso en el Lincoln Memorial…
 Martin Luther King, en su célebre discurso del 28 de agosto de 1963 en Washington, DC
"Hace cien años, un gran americano, bajo cuya sombra simbólica nos encontramos hoy, firmó la Proclama de la Emancipación. Este trascendental decreto apareció como un gran fanal de esperanza para millones de esclavos marcados con el fuego de una flagrante injusticia. Llegó como el amanecer jubiloso de la larga noche de su cautiverio. Pero cien años después, la América de color sigue sin ser libre". Hasta hoy, y acaso por siempre, el discurso que empezó con aquel I have a dream está considerado como una obra maestra de la oratoria. En uno de sus párrafos dijo: "Sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán algún día en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel sino por las cualidades de su carácter". Pasados medio siglo y un lustro de ese día…, su nieta Yolanda, las recordó, pero no como protesta contra la segregación: contra las armas. Los millones de armas en manos de millones de norteamericanos, y la perpetua tentación que explota cada tanto: el demencial y mortal ataque con armas en las escuelas.
 King, al recibir el Nóbel de la Paz.
 La historia, de algún modo, se repite. Una precoz King, Yolanda, de 9 años, nieta de Martin, heredó de su abuelo la voluntad de lucha. De justicia. De paz. Y de cuanto parece tan lejano, tan utópico, en un planeta y una especie que no acaban de aprender las lecciones luminosas. Prefieren las sombras… Un año después, en agosto, la humilde costurera negra Rosa Parks, subió a un autobús y se negó a sentarse en la parte trasera, destinada a los negros: –Estoy muy cansada –dijo. Fue a parar a la cárcel. Pero Martin organizó y se puso a la cabeza de un boicot… ¡de más de un año! contra la segregación en los autobuses municipales.
 El cuerpo de Martin Luther King rodeado por su familia, en el sepelio del 8 de abril de 1968 en Memphis.
Ningún negro, en ese largo y tenso año, volvió a tomar uno. Caminarom, viajaron en bicicleta, los que tenían auto cargaron a cuantos pudieron, y por supuesto, crujieron las arcas: sólo entraban los centavos de los blancos… En 1960 se sumó a una sentada de protesta de estudiantes negros en Birmingham, Alabama, para desplegar una vasta campaña nacional por la causa de los derechos civiles de sus hermanos. Cayó preso. Pero fue liberado gracias a la intervención de un político en camino hacia la presidencia. Sí: John Fitzgerald Kennedy… Y la campaña no fue en vano: Martin logró para su raza la igualdad de acceso a los comedores, las bibliotecas y los lugares de estacionamiento.
infobae

Post Top Ad

Responsive Ads Here