Fuego contra Trump - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

viernes, 2 de febrero de 2018

Fuego contra Trump

Contra Donald Trump todo se vale y se vende. Los temas actuales contrarios a su gestión y persona destacan el supuesto bajo índice de su popularidad y un año después de ser Presidente, el libro Fuego y Furia propaga aún sorpresa por haber ganado las elecciones.
La distorsión vendida con su “impopularidad” es parecida a la manipulación de las encuestas durante la campaña, a la noche de las elecciones y a la resaca post electoral.
Seis meses antes de las elecciones, la tendencia de la ventaja de Hillary comenzó a bajar desde los treinta puntos hasta llegar a tres puntos faltando una semana. Sin embargo, los medios publicaron cuantos modelos sociográficos pudieron para proyectar una segura derrota de Trump.
La noche del conteo de los votos, la victoria de Trump estaba definida desde las 8:00 de la noche pero las estaciones de TV siguieron jugando con las probabilidades diciendo que tenía un 60% de posibilidades de ganar; después, un 75%... hasta que Fox News le dijo a Hillary Clinton: ¡Basta ya de estar barajando, lo declara usted ganador o lo declaramos nosotros!
Después vino el show de los tres millones de votos obtenidos por ella por encima de Trump. Esa diferencia se debió a los sufragios de los estados de Nueva York, Illinois y California donde ella lo superó con 7 millones de boletos. La división político administrativa del país consta de 50 estados de los cuales Trump ganó en 35, pero lo siguen tratando como si hubiera perdido.
... Esa “Furia” es deprimente
Observen, entonces, ese análisis sesudo que hace el sociólogo y politólogo José Café sobre el fenómeno en que se ha convertido Donald Trump en apenas su primer año como Presidente de los Estados Unidos...
“... No paran con su presunta baja aceptación de un 39%, pero ese resultado contiene un 80% de aprobación del público republicano, 43% de los independientes y 7% de los demócratas. Mejor dicho, su base de apoyo permanece intacta y aun así es impopular.
“El libro Fuego y Furia, considerado por Vargas Llosa como uno de los más tristes y deprimentes que ha leído, celebra el asombro de Donald Trump por haber llegado a la Casa Blanca. Y es verdad pese a los desmentidos. El mismo lo presagiaba en sus manifestaciones de campaña.
“Como la política sigue siendo una ciencia, tiene su componente de causa efecto donde determinadas acciones, tácticas o estrategias conducen a los mismos resultados con cierta consistencia.
“Según los libros, las variables principales de una campaña electoral son un slogan y un mensaje. El primero porque da una idea de lo que se persigue en pocas palabras y el segundo porque la economía es el factor determinante de cualquier sociedad. Lo demás son componentes de apoyo, incluyendo la propaganda y publicidad que se encargan de vender esos dos elementos fundamentales a través de la prensa y otros medios...”
... La prensa: un papel miserable
“La prensa demócrata no se concentró en promover una idea de fuerza ni a su candidata sino en el vaivén del ataque y contra ataque. Con su poder demoledor, logró aglutinar al mundo contra Trump, mas no pudo cambiar la decisión de sus votantes.
“Los científicos sociales -agrupados en los “bancos del pensamiento” o Think Tanks, del mismo Partido Demócrata-, vieron a Trump ganando desde el día uno. Le decían claramente a Hillary Clinton que el mensaje del magnate era tan fuerte que no podía fallar, y que su única posibilidad pasaba por incorporar un programa económico a su oratoria.
“Hasta llegaron a amenazarla con abandonarla si no lo hacía. Al fin, la candidata ordenó elaborarlo y era buenísimo, pero nunca lo articuló como la parte principal de sus discursos. Pero ya era tarde para ablandar habichuelas, como decimos por aquí...”

César Medina
lobarnechea1@hotmail.com
 

Post Top Ad

Responsive Ads Here