Sin autoridad moral,es poco lo que puede hacerse y menos, toda una nación la que se quiere engañar - .

La Actualidad

.

miércoles, 31 de enero de 2018

Sin autoridad moral,es poco lo que puede hacerse y menos, toda una nación la que se quiere engañar

Sin autoridad moral,es poco lo que puede hacerse y menos, cuando se trata de convencer a toda una nación y la que se quiere engañar y en principio, para ponerlo todo patas arriba.


 ¿A qué debe atribuirse, que, en apenas un año, los grupos de presión e intereses económicos y financieros detrás de los organizadores del movimiento marcha verde (MVerde) de buenas a primeras hubiesen perdido opinión pública y de una forma tan aplastante, que cuando en enero de 2017 lograban convocar a más de diez mil personas en cualquier manifestación, este domingo, apenas lograron convocar a menos de tres mil?

            Sin dudas de ninguna especie, a que el público descubrió, que los miembros del grupo de presión, ya no tenían el interés aparentemente “espontáneo” que les animaba y si uno pecuniario que era imposible de comprobar y al ver los lazos y reuniones con determinados empresarios, de los que, no solo algunos de ellos son empleadores de varios de los organizadores y en grave muestra de conflicto de intereses, sino que estos actuaban en función de los intereses de ese empresariado, que cegado por un afán de lucro demencial, siempre ha entendido, que a cualquier gobierno hay que vivir presionándolo y con tal de que les otorgue siempre mayores privilegios y canonjías.

            Lo otro ha sido, cuando el público se dio cuenta, de que los que dirigen a escondidas el movimiento contestatario, terminaron dividiéndose. Unos, apoyados económicamente por empresarios y los otros, por el gobierno que decían ser opositores.

            Por ello, tiempo era el que faltaba y hasta que el público se diera cuenta de la trama tan repugnante de intereses e individuos que entendían que debían aprovecharse de la ingenuidad de la población y para lograrle beneficios a sus empleadores, a la vez que, de alguna forma, también ellos obtenían determinadas facilidades “operativas”.

           Es así como se descubren intereses tan bastardos, cuando en el último trimestre del año pasado, los cabezas de la MVerde, al reunirse en la UASD, terminan dentro de una vorágine de violencia perturbadora, cuando unos les imputan a otros “haberse vendidos al gobierno” y ante el escándalo desatado, nadie dentro de la alta academia quedó sin conocer, “que los de la marcha verde se están matando entre sí” y por lo que a su vez, poco se tardó para que la situación fuera conocida en toda la geografía nacional.

            Más todavía, la debilidad del grupo fue tan significativa, que de inmediato, periódicos matutinos como el Listín, el Caribe, Hoy y Diario Libre y ante la desesperación que embargó a los empresarios que financiaban al grupo contestatario, no tuvieron otra, que romper lanzas a favor de la marcha verde y al extremo, que abiertamente y como se vio en los dos días anteriores a la fracasada marcha del domingo, que se lanzaron y en su desesperación, sin cuidar las formas, presentando una abierta campaña de apoyo publicitario y la que al final resultó contraproducente, porque a partir de la misma, una fuerte mayoría nacional entendió que la MVerde no era lo que en principio se creyó, sino que definitivamente, es un grupo  de esos del pasado, iguales que otros de venta al mejor postor.

            Tal fue el descenso en popularidad, que cuando el domingo, los auspiciadores se colocaron en las salidas y entradas de la capital nacional, por donde creían que llegarían “cientos de miles de personas para congregarse en 30 de marzo con México” y que desde allí se lanzarían a sitiar al Palacio Nacional, fue suficiente, para que la ciudadanía terminara de convencerse de lo que ya se decía y por eso y ante el nerviosismo imperante entre los organizadores, algunos de estos que se les entienden “celebridades periodísticas” se vieron en la necesidad de presentarse entre el público y para evitar que los pocos que estaban, se fueran y al haber comprobado media hora antes, “que desde el interior no vendría nadie” y como en la mañana de ayer, los cabezas periodísticos del intento subversivo, así debieron sincerarse en sus espacios de radio y televisión.

            Sin embargo, en vez de entender que de MVerde prácticamente no queda nada y que el grupo y de hecho, ha quedado desarticulado, ahora resulta, que se habla de iniciar una serie de situaciones de “ablandamiento” y con la pretensión de provocar en los sitios públicos en los que se reúnan, lo más parecido a instigar soflamas, de hasta ataques personales contra las principales figuras del gobierno del presidente Danilo Medina Sánchez, creyendo de modo tan equivocado, que así lograrían restablecer su credibilidad perdida, cuando con ello, lo que harán, será exacerbar los ánimos y al descubrirse, que grupos empresariales y mediáticos como Vicini y Corripio, en realidad, no han dejado de darles apoyo logístico y financiero.

            Y lo que tenía que provocar, que muchos sectores de opinión se pregunten, que situación tan perjudicial le ha ocasionado el PLD o su gobierno, que empresarios, como los dos hermanos Vicini Lluberes y Corripio padre y Corripio hijo (Manuel) estén dispuestos a que se entienda, que se quisieran jugar el todo por el todo, cuando se conoce, que el mismo presidente Medina Sánchez, ha sabido distinguirles e inclusive, designándoles al frente de importantes comisiones técnicas.

           Sobre este particular, parecería, que todavía en el empresariado, se ha olvidado, que por más poder económico que tenga un empresario, nunca se puede igual al poder absoluto del Estado y que descansa en los hombros de quien sea presidente de la República.

           Si esta máxima no se cree, solo debe recordarse, lo que ocurrió en marzo de 2003, cuando ante un desafío personal del entonces banquero y empresario desarrollador, Ramón Buenaventura Báez Figueroa, fue descalabrado en un santiamén y desde el momento que el presidente de la República de aquel entonces, Hipólito Mejía, asumió como un desafío personal, la resistencia de Báez Figueroa a honrar  ciertos compromisos de crédito, que si no eran honrados a tiempo, habría colocado a la economía en una situación peor de inestabilidad económica y social, que la que se generó y desde el momento que el Poder Ejecutivo dio la orden de cerrar el Banco Intercontinental y todas las empresas y negocios interconectados a aquel mega holding tan espectacular.

            Por lo visto, ese extraordinario pasaje de la vida nacional, los periodistas y comentaristas y principalmente los del grupo Corripio, que son los verdaderos titiriteros que mueven a la MVerde y nos referimos a Juan Bolívar Diaz, Huchi Lora y Altagracia Salazar, lo han olvidado y por eso, tal vez, que todavía no entiendan, que en este país y cuando se trata de desafiar al poder político, todo tiene un límite.

            Percepción que obliga a que se entienda, que parecería, que el ego sobredimensionado de esos tres empleados y colaboradores del grupo Corripio, les ha hecho perder la perspectiva y como los empresarios mencionados no los reconducen, es que debe achacarse, a que se en cierta forma se debe el fracaso de su marcha del domingo y lo que  ahora, parecería que les hubiese convertido en unos irracionales, que de tan perturbados que están, parecería, que han llegado a creerse, que los hermanos Vicini Lluberes y los dos Corripios, les van a permitir que pongan en duda o en peligro las buenas relaciones personales y directas de ellos con el presidente de la República.

            De todas maneras, ha sido una gran lástima, que los pensamientos ligeros  y las apetencias desenfrenadas de ese trio de periodistas y por querer llevarse de encuentro al gobierno, hayan provocado escepticismo, duda y coraje y de parte de tantos ciudadanos, quienes una vez más vuelven a comprobar, lo tan engañados que se les ha tenido y por unos periodistas farsantes de opinión, que realmente creían, que con la MVerde estarían al tris de derrocar al gobierno constitucional y sacar a patadas al PLD del poder, pues olvidaron una lección y un sabio consejo de siglos. Que, sin autoridad moral, es poco lo que puede hacerse y menos, cuando se trata de convencer a toda una nación y a la que se quiere engañar y en principio, para ponerlo todo patas arriba. Oportunidad perdida, cuando gobierno tan absolutista y con urgencia requiere de verdaderos contrapesos. Con Dios.  [DAG. Miércoles, 31 de enero de 2018. Año XVI. Número 6,167]
/porelojodelacerradura.com.do/

Post Top Ad

Responsive Ads Here