¿POR QUÉ TURQUÍA HA LANZADO AHORA SU OFENSIVA EN SIRIA? - .

La Actualidad

.

viernes, 26 de enero de 2018

¿POR QUÉ TURQUÍA HA LANZADO AHORA SU OFENSIVA EN SIRIA?


Foto: Soldados turcos sobre sus tanques cerca de la frontera con Siria, en la provincia de Hatay. (Reuters)

Soldados turcos sobre sus tanques cerca de la frontera con Siria, en la provincia de Hatay. (Reuters)

¿Han acordado el Gobierno turco y el régimen de Bashar al Assad lanzar ofensivas contra sus enemigos en Siria para ganar terreno en las negociaciones de paz?

La carretera, que atraviesa los pueblos ubicados en la frontera turco-siria, está recién pavimentada. La gendarmería y el ejército turco la frecuentan con asiduidad en estos primeros días de ofensiva. Unos bloques cortan el acceso en los últimos metros antes de acceder al territorio sirio. “Estamos construyendo un muro”, revela uno de los militares, para impedir el paso hacia la zona de guerra. La senda, que recorre la base de las pequeñas montañas orientales de la provincia de Hatay, desemboca de lleno en el cantón kurdo de Afrín, controlado por el YPG -Unidades de Protección Popular- contra las que Turquía ha lanzado la operación 'Rama de Olivo'.
A pocos metros, en la ladera, un lugareño del pueblo de Sugedigi atiende al alumbramiento de una cabra mientras suena el estruendo de los disparos de la artillería. “El ejército no nos deja hablar con la prensa”, responde antes de que el paso de un vehículo Cobra interrumpa la conversación. Ese mismo día, las autoridades han dado un paso al frente en el bloqueo de la comarca tras declararla zona de seguridad. La nueva vía de suministro, el muro y la presencia militar indican que las fuerzas armadas turcas buscan establecer su presencia en este ángulo de la frontera, que se sitúa frente a la localidad kurdo-siria Qara Baba pero desde el que alcanzan otros pueblos del cantón.
Al mismo tiempo que se sucede el asalto turco sobre Afrín, el ejército sirio bombardea la provincia opositora de Idlib. Desde hace semanas, el régimen ha vuelto a ahogar al último reducto de las milicias salafistas yihadistas pero que también refugia a la parte más numerosa de desplazados civiles -cerca de 1,32 millones-. En los 10 primeros días del año, 209 personas han muerto como consecuencia de las recientes agresiones aéreas de Rusia y el régimen en todo el país, según SNHR. Los expertos coinciden en que esta sincronía no es casual sino que atiende a un acuerdo entre Ankara y Damasco para ganar margen en las negociaciones.
Milicianos del Ejército Libre Sirio, apoyados por Turquía, en un check-point en Azaz, Siria. (Reuters)
Milicianos del Ejército Libre Sirio, apoyados por Turquía, en un check-point en Azaz, Siria. (Reuters)

“Turquía necesita tener botas sobre el terreno”

Para la siguiente ronda de conversaciones políticas sobre Siria, que tendrán lugar en el Congreso de Sochi (Rusia) el 29 y 30 de enero, “Turquía necesita tener botas sobre el terreno -boots on the ground- (y no es suficiente con las milicias opositoras sirias que patrullan la zona de seguridad)”, afirma Abdula Hawez, periodista iraquí especializado en Siria e Irak. Con la vista puesta en la próxima cita para el diálogo sobre la transición de Siria, las potencias aceleran su actividad militar y así poder pactar con facilidad sus intereses.
“Rusia no le hubiera dado Afrín a Turquía a cambio de nada”, sigue Hawez al referirse a la retirada rusa de Afrín, “para Rusia es mucho más importante Idlib” por su proximidad al Mediterráneo y por la presencia de facciones salafistas -principal adversario para Moscú por el temor de que se extiendan al Cáucaso-. Para Turquía la prioridad es acabar con las YPG -organización terrorista para Ankara- que controla gran parte de la frontera. Además, debido a los fracasos bélicos de los opositores, Ankara ha olvidado la alianza que construyó con ellos en los años posteriores a la revolución. Para concluir siete años de desgaste y contienda, las potencias quieren poner presión sobre sus enemigos.
El intercambio táctico de Afrín por Idlib pone de manifiesto la caída de las relaciones del régimen sirio con los kurdos del noreste de Siria, con quienes durante años ha mantenido un acuerdo tácito. Un acuerdo que Rusia quería explotar para que los kurdos aceptaran la legitimidad política de Bashar al Assad. “Pero sus relaciones han empeorado y ahora al Assad no puede retomar este área -el cantón kurdo de Rojava- porque cuenta con presencia de tropas estadounidenses” -el Pentágono entrena ahí a las facciones kurdas para la lucha internacional contra Daesh- asegura Hawez.

Siria, un asunto de relaciones exteriores

Y serían precisamente las tropas del ejército sirio las que podrían sofocar a los combatientes del YPG en Afrín. Durante años, los sirios han permitido a los kurdos el paso por carretera para que pudieran conectar los tres cantones de Rojava. Si el régimen se decide a detenerlo, las YPG no podrán enviar refuerzos a Afrín y las tropas turcas podrán combatirlas. También dependerá de Rusia, que cuenta con presencia en la vía de enlace. Ambos podrían frenar el flujo ante la petición de Turquía.
A pocos días de que comiencen las conversaciones de paz de Sochi, la ofensiva turca manda avisos de extenderse hacia el este. En la última conversación de Trump y Erdogan el pasado miércoles, el mandatario turco solicitó la retirada de tropas estadounidenses de Manbij. Un posible ataque sobre la ciudad podría prolongar los combates y precipitar la llegada de más combatientes kurdos del este y también de Irak, Turquía e Irán. Además, según fuentes sobre el terreno, en la tarde del jueves la conexión a internet dejó de funcionar en Manbij, el presagio de una agresión militar.
Cerca del séptimo aniversario de la guerra más devastadora de Oriente Medio en décadas, las partes nacionales han perdido el control y el futuro del país es controlado por los poderes internacionales. Ahora la guerra de Siria “es exclusivamente un asunto de relaciones exteriores”, cita en su artículo en 'The National' el analista Hassan Hassan. Rusia, Turquía e Irán amparan el proceso de transición política que vendrá después del alto el fuego. La oposición siria, que ve la cita de Sochi como favorable al gobierno de Damasco, aún no ha confirmado su asistencia; los grupos armados opositores, rechazaron el proceso hace meses; y las autoridades kurdas no han sido invitadas a la reunión.https://blogs.elconfidencial.com/mundo/mondo-cane/2018-01-26/ofensiva-afrin-turquia-siria-kurdos-ypg_1511715/

Post Top Ad

Responsive Ads Here