«Hay que investigar mejor el impacto del ecoturismo sobre la fauna» - .

La Actualidad

.

miércoles, 31 de enero de 2018

«Hay que investigar mejor el impacto del ecoturismo sobre la fauna»


Una bióloga brasileña repasa las alteraciones que causa la actividad sobre los ecosistemas y advierte de que solo mediante su buena gestión se obtendrán beneficios reales para la biodiversidad
Suele pensarse en el ecoturismo como una forma sostenible de explotar el patrimonio natural de un país mediante la preservación de la integridad de sus ecosistemas y la generación de ingresos para las comunidades locales. Pero a juicio de la ecóloga Helena de Godoy Bergallo, docente de la Universidad del Estado del Río de Janeiro (UERJ), en Brasil, este tipo de actividad puede causarle impactos considerables a la fauna. Impactos que la ciencia debe comprender y que deben minimizarse mediante una gestión más eficaz, informa la agencia para la difusión de la ciencia y la tecnología (Dicyt).

«Conocemos bien los impactos directos y observables del ecoturismo, pero no sabemos qué dimensiones tiene este problema. ¿Cuál es el efecto que la mortalidad de algunos ejemplares puede tener sobre la población de una especie y sobre el ecosistema? La escala de aceptabilidad de los impactos suele basarse en motivos estéticos y no científicos. Hacen falta más estudios», recomendó De Godoy durante un taller organizado recientemente por la Fundación para el Amparo y la Investigación de la Biodiversidad del Estado de Sao Paulo.

Entre los problemas que mencionó la investigadora se encuentra el aumento de la mortalidad de animales relacionado con las actividades de pesca y caza o con la colisión contra vehículos y embarcaciones. De Godoy citó el caso concreto de los manatíes que pierden la vida como consecuencia de las hélices de los barcos.

Asimismo, la investigadora alertó sobre las alteraciones del hábitat y en la composición de plantas ocasionadas por la construcción de posadas, restaurantes y toda la infraestructura necesaria para recibir a los turistas. «El pisoteo de la vegetación en los senderos causa la compactación del suelo y la modificación de las plantas. Puede darse también la pérdida de especies autóctonas y la entrada de especies invasoras, así como una merma de la floración y de los frutos. En tanto, las olas que hacen los barcos pueden generar la intrusión de sal en ambientes que no toleran ese mineral», añadió.

La ciencia debe comprender el ecoturismo para minimizar sus impactos mediante una gestión eficaz

También es frecuente que se produzca una distorsión de los hábitos alimentarios de los animales, ya sea a causa de la comida que les ofrecen los turistas o por las carnadas que emplean los organizadores de los paseos para atraer a especies, como el delfín rosado, por ejemplo. «Suelen mantenerse ejemplares en cautiverio para que los visitantes puedan tener un contacto más cercano con la fauna», aseguró la experta.

«Otras fuentes de impacto pueden pasar desapercibidas para los humanos», advirtió la investigadora: la luz artificial y los sonidos que emiten los barcos, las aeronaves y los vehículos terrestres.

«A la gente suele parecerle lindo ver a los cetáceos surfeando junto a las embarcaciones, pero, a decir verdad, es que están estresados con tanto ruido», explicó De Godoy, quien habló también sobre las nutrias gigantes, «perturbadas por los barcos durante el período de alimentación en Perú», y del sapo mosquero occidental, «inducido a emerger de los agujeros donde se esconde debido al sonido de los vehículos, probablemente porque éste es similar al de las lluvias torrenciales», aclaró.

Entre las consecuencias de los impactos negativos del ecoturismo sobre la fauna, De Godoy aludió también a la migración de especies que no toleran la presencia humana, la disminución del tiempo de que disponen los animales para alimentarse y la elevación del gasto energético (ambas circunstancias relacionadas con el tiempo que pierden intentando huir de los humanos), el comportamiento social aberrante (el aumento de la agresividad entre ejemplares de una misma especie y la disputa por la fuente de alimento introducida por el hombre), la mayor vulnerabilidad de algunas especies a los competidores y predadores, el abandono de crías y la perturbación del patrón reproductivo.

Las poblaciones pequeñas, de reproducción lenta y las especies raras son las más afectadas

«Sabemos que las poblaciones pequeñas, de reproducción lenta y las especies raras son las más afectadas. Pero existen pocos estudios aún que relacionen el impacto del ecoturismo sobre las poblaciones de determinadas especies. También se hacen necesarios estudios que ayuden a evaluar la capacidad de distintos ecosistemas para soportar el ecoturismo, de modo que se pueda establecer una cantidad máxima de visitantes en esos lugares», sugirió De Godoy Bergallo.

Para la científica, el ecoturismo tiene un potencial limitado de aporte a la conservación de la biodiversidad, y sólo mediante una buena gestión y una mejor regulación será posible obtener beneficios reales con esta actividad.

«La legislación brasileña y el Plan Nacional de Turismo no comprenden una regulación específica referente al ecoturismo. Es necesario pensar en la creación de normas éticas, como las que existen en las comunidades de observadores de aves», sostuvo De Godoy Bergallo.
http://www.abc.es

Post Top Ad

Responsive Ads Here