EL NUEVO ACCIONAR DE LEONEL ES INQUIETANTE, PUES, AUNQUE NO LO EXPRESE, TIENDE A TRATAR DE SOCAVAR EL PODER DE DANILO - .

La Actualidad

.

sábado, 24 de diciembre de 2016

EL NUEVO ACCIONAR DE LEONEL ES INQUIETANTE, PUES, AUNQUE NO LO EXPRESE, TIENDE A TRATAR DE SOCAVAR EL PODER DE DANILO

 y este y con todo que hay veces que se muestra no fiable, seguro que Leonel lo es menos. A orillas del Potomac lo saben


Desde hace unos días hemos estado muy pendientes a los pasos “discretos” que el taimado ex presidente de la República y presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Leonel Fernández, ha estado realizando y con miras, no solo de confundir a muchos, sino de hacer creer, que realmente es un político y desde la oposición “responsable” encubierta, del que todo el mundo pudiera esperar las mejores intenciones, cuando y como es tan evidente, solo da un giro en su dirección de a como dé lugar quedar solo como el único líder del PLD.

            En ese afanar y cuya meta es obtener la nominación presidencial partidaria para enero de 2020, el nada estúpido político y sí un animal político, que cuando quiere va por todas y siempre con el propósito definido de prevalecer y sin importar los cadáveres que pise, se le nota con un empecinamiento nada común de pretender tender puentes y desde luego, queriendo sonsacar a la mayor cantidad de incautos y lo que por supuesto, genera amplias sospechas.

            Precisamente y porque sabe que si no logra desestabilizar a Danilo y por lo menos dentro del comité político partidario, al menos, si intentará por tratar de revertir el sentimiento de apoyo que el presidente de la República dispone -no que  tiene- dentro  del cuadro direccional a nivel nacional, de un partido, del que hasta ahora, solo se han conocido tres líderes: Juan Bosch, el mismo Fernández y Medina Sánchez y en el que, por lo que se ve, parecería que el presidente de la República en ejercicio y titular, reúne las mejores condiciones y probabilidades de proyectarse en el tiempo y siempre y cuando no encuentre en su camino de aquí al 2020, una especie de piedra sorpresiva desde la presidencia partidaria y en donde  es tan evidente que existen temperamentos que dan lo que sea y  con tal de que el gobernante quedara lo más debilitado posible ante la probabilidad de un congreso interno a nivel nacional.

            Fue por ello, que Leonel ha hablado ayer de que quiere que el PLD se recomponga, que deje la cantidad por la calidad y con lo que en realidad quiere decir, que él está muy consciente, de que hasta que no logre disminuir el peso político de Danilo dentro del partido, al presidente partidario y por la terrible cola a rastras que se le presume que tiene, sea por manejos dolosos como gobernante o inquietantemente perturbadores en material de moral personal, siempre tendrá  en el actual presidente de la República la criptica relación de amor-odio-resentimiento, toda esa amalgama de emociones encontradas y por las que e increíblemente, ninguno de los dos se han atrevido por dar el paso definitivo que generara las definiciones más radicales, osadas y no de vuelta atrás.

            En el fondo, el tres veces expresidente, sabe perfectamente que el peso fáctico de la presidencia de la República, es un asunto tan grave como delicado, que un simple gesto de inconformidad o un estornudo calculado del primer mandatario, es más que suficiente para cambiar cualquier tipo de correlación de fuerzas y mucho más, cuando es tan evidente, de que el actual inquilino del Palacio Nacional, parecería que constantemente envía señales de no querer abandonar la poltrona presidencial o mejor dicho, la sacrosanta silla de alfileres de la que hablara aquel amo del poder y amante del poder que fuera Joaquín Balaguer.

            En este sentido, Danilo (que es un alto burócrata formado en la burocracia balaguerista) y que es un “detalle” que pocos han tomado en cuenta. No hay día que no presente cierta semejanza en materia de mensaje corporal y con el que encandila a tantos dentro de la estructura del poder y emociona a millares dentro de una población y en la que, y sin importar la bandería política que se profese, alimenta ese discreto sentimiento de añoranzas hacia un Balaguer y el que de una u otra forma dejó su impronta en el ánimo popular.

            Y lo que no tiene nada de extrañeza, si notamos, que, por su lado, Leonel trata de hacer de todo con tal de que se le entienda un clon de Juan Bosch o un arrulla sueños para los jóvenes que todavía creen que el comunismo a la cubana es la mejor opción y de ahí que el expresidente se ocupe tanto de hablar con el cantaito cubano a lo Fidel, al tiempo que los dos líderes, hacen como que no les inquieta los nuevos vientos radicales que la nueva derecha estadounidense presenta y llevando de porta estandarte al presidente electo, Donald Trump.

            En realidad, y por más que los dos líderes políticos crean lo contrario, lo cierto es, que como nunca en mucho tiempo, el nuevo presidente republicano estadounidense tendrá una mirada fija en el “mar interior” al sur de su país y, por lo tanto, su política exterior hacia estos países caribeños será una, a la que pueblos y gobiernos deberán estar más que pendientes a partir del 20 de enero que viene.

            ¿Por qué de la probabilidad? Porque EEUU no va perder la oportunidad de reordenar la política de estos países y cuyas muestras inmediatas, las veremos en el trato hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela y de lo que se derivará una vuelta hacia gobiernos de derecha y si esta se estima, de corte liberal, pero profundamente anti izquierda revolucionaria de cuando la pasada guerra fría y en ese contexto, la política del gobierno dominicano y la de su partido, será una que estará auscultada todo el tiempo y que si lo analizamos dentro de una perspectiva fría, se tendrá que las aspiraciones abiertas de Leonel o las encubiertas de Danilo o las de cualquier otro político que se crea o considere con condiciones para llegar al poder, siempre estarán expuestas al tamiz de nuestro primer socio comercial.

            Se tratará entonces de ser grato a Washington y sin importar redefinir alianzas, amigos o adversarios, circunstancias que nos hacen entender, que en este país todavía es prematuro depositar votos por algún eventual candidato presidencial, sea del partido de gobierno o cualquier otro opositor. Justo por esta realidad, es que ayer decíamos y al observar con detenimiento los nuevos pasos y discurso de Leonel, lo siguiente:

            No es que la democracia dominicana solo descansa en el PLD y como expresó ayer tan erróneamente el presidente del partido oficial, Leonel Fernández. No, lo que ha ocurrido, es que la dirigencia monopólica del PLD se ha aprovechado de la corrupción que ella generó en el liderato opositor y que, de tan amplia, generó también entre los peledeístas, la errónea creencia de que ya ellos son dueños del Estado y que pueden hacer lo que les venga en ganas con el gobierno de la República.

            El mismo Leonel, es el mayor exponente de ese desorden de política delictiva desde el poder. Tomó dinero de los contribuyentes, 40 mil millones de pesos para financiar la reelección suya del 2008 y luego siguió con la misma cantinela para la del 2012 y ahora se tiene, que desde el gobierno se está golpeando a los mass media y periodistas que en Palacio entienden no leales y con el propósito nefasto, de que en el sector mediático tampoco haya una oposición institucional de contrapeso que logre revertir los efectos de la intensa como abrumadora propaganda oficial dirigida a aplastar toda posibilidad de oposición cierta y de peso y para evitar que este país continúe directo hacia la dictadura de partido, que es el tránsito en el que se está y de lo que constantemente hemos hablado y advertimos en este periódico digital POR EL OJO DE LA CERRADURA.

            Así que lo dicho por Leonel en el día de ayer, para nosotros es la más evidente admisión de que tenemos razón. Al PLD hay que arrebatarle el poder concentrado que tiene en el Congreso Nacional y los municipios y encarar seriamente la necesidad urgente de crear lideratos políticos nuevos que puedan ser la retranca que impida que, en el 2020, otro peledeísta sea impuesto en la presidencia de la República. Mientras tanto al gobierno de Danilo hay que hacerle oposición, rápida y firmemente y para lo cual, hay que llamar a los dueños de los mass media de la prensa mercancía y para que se den cuenta, que en el PLD se sienten tan seguros de que no saldrán del gobierno, que hasta su presidente se da el lujo de querer dar a entender que el PLD se quedará para siempre en Palacio y lo que no es así y que no puede ni debe ser.

            La franqueza calculada de Leonel, que, en sí, también tiene el otro ramal de enfrentar a Danilo y sacarlo a patadas del Comité Político junto a su grupo de poder. Lo único que está hablando, es de que el presidente del PLD pretende motorizar una fuerte purga interna al estilo estaliniano y que de tan seguro que está en su objetivo, que ayer no ocultó su pretensión y la anunció, al decir que en enero “convocará al Comité Central para aprobar los reglamentos que están pendientes para la aplicación de las resoluciones de su último Congreso. Y concluida esa etapa, se procederá a reuniones con los presidentes provinciales y municipales de la organización, así como de las seccionales a fin de activar la organización".

            A Danilo está bien que le pase, pues de ahora en adelante veremos cómo Leonel le querrá quitar la alfombra de sus pies, mientras el Poder Ejecutivo y desde mayo, solo ha estado dedicado a dar golpes a diestra y siniestra en contra de periodistas, comentaristas de radio y televisión, periódicos digitales y analistas, creyendo que ya no necesita a nadie y que su gobierno es un tren que va solo sobre rieles y lo que no es así, pues ahora y con el “grito de Leonel” hay que entender que el ex presidente se lanza a tomar control de la bancada legislativa peledeísta igual de los municipios. Ya se verá.

            De ahí que alertemos a las fuerzas vivas de la nación y donde quiera que se encuentren, a que todos sus miembros deben prepararse para accionar con una decidida oposición institucional contra el PLD y tanto de gobierno como de partido, pues si dejamos que Leonel se salga con la suya, al final terminaremos matándonos unos contra otros y al ver que el PLD y para evitar perder el monopolio del poder, iría directo a afectar la institucionalidad militar y policial y con miras de imponer una remembranza de estado policiaco estalinista. Nadie debe llamarse a engaño. Ayer y por primera vez, Leonel dio a conocer sus cartas y las que están bien marcadas.

            Mientras tanto, el gobierno luce como si tuviera un presidente de la República, solo titular del cargo y dos en funciones desde los ministerios de la presidencia y administrativo y otro “alternativo” en Obras Públicas y los cuatro, agarrados de un aparato de propaganda tan ineficaz, que la muestra palpable se tiene, que Leonel y en sus propias caras les ha debilitado su propia política y de hecho -lo que se vio ayer- les desafía a ver si se atreven a quitarle el partido.

            Lo que nos dice, que la inútil oposición debe resurgir, compactarse y presentar desde ahora alternativas presidencialistas y congresionales como municipales y para que la población vea que hay oposición y figuras de relieve que con una buena estrategia pueden derrotar al PLD.

            Es por todo ello que decimos, que el nuevo accionar de Leonel es inquietante, pues, aunque no lo exprese, tiende a tratar de socavar el poder de Danilo y lo que, de cara a los intereses permanentes de la República, en estos momentos, no es oportuno que pudiera suceder y por más pretextos que el gobierno genere para que la mayor cantidad de gente e intereses se fueran en contra. Danilo hay veces que da la impresión de no ser fiable, pero seguro que Leonel lo es menos y a orillas del Potomac lo saben y por eso del interés tan cuidadoso en la volátil política criolla. [DAG. Sábado, 24 de diciembre de 2016. Año XIV. Número 5764]
Compártelo:

 Daniel Adriano Gomez

Post Top Ad

Responsive Ads Here