FIDEL. MORIR DE VIEJO EN SU CAMA CON AUREOLA DE LÍDER MUNDIAL, EN EL MISMO PATIO DEL IMPERIO - .

La Actualidad

.

lunes, 28 de noviembre de 2016

FIDEL. MORIR DE VIEJO EN SU CAMA CON AUREOLA DE LÍDER MUNDIAL, EN EL MISMO PATIO DEL IMPERIO


Fidel Castro fue capaz de organizar hasta su partida de este mundo… Murió a los 90 años, en su cama, de muerte natural. Y dejó la transición política montada en Cuba, con su hermano menor de Presidente y casi normalizadas sus relaciones con los Estados Unidos, al que desafió por seis décadas desde su propio patio trasero.
Es, sin duda, la figura de mayor relieve de la política latinoamericana del siglo XX, y habrá que mencionarlo entre los líderes más carismáticos y conocidos del mundo, uno de los más arrojados y desafiantes, sobreviviente hasta al desmoronamiento de su gran aliado, el bloque socialista de la URSS encabezado por Rusia, y a la derrota de la Guerra Fría.
Pero sin duda estará acentuado por la habilidad con que se manejó en la fase final de su existencia cuando se retiró del poder hace casi una década --aún con habilidades físicas y mentales--, para que su propio hermano le sucediera a fin de que al momento de su partida el proceso cubano continuase sin ninguna alteración.
Por décadas se planteó lo que pasaría en la isla caribeña a la muerte de Fidel, y casi todos coincidían en que el régimen socialista terminaría cuando esto ocurriese de la misma forma en que comenzó: con violencia...
… El proceso cubano, al parecer, continuará sin trauma con Raúl y la maquinaria política castrista que tiene absoluto control de Cuba. Lo que sí podría acelerarse es la normalización de las relaciones con los Estados Unidos a pesar del vozarrón de Donald Trump.
… Más de medio siglo
Más allá de su grandeza como líder carismático que se ganó el respeto y la admiración de media humanidad --la otra mitad lo aborreció a rabiar--, Fidel se manejó con singular destreza por más de medio siglo “en el mismo patio del imperio” hasta morir de viejo en su cama con aureola de líder mundial.

Existe nota exagerada sobre las veces que Fidel “se le salió del radar al imperio norteamericano” que siempre quiso eliminarlo físicamente --hay mucho de leyenda urbana en todo eso--, pero la verdad es que supo ingeniárselas para burlar todas las celadas que se le tendieron durante casi 60 años.
Su habilidad fue más lejos que su propia vida… Dispuso el destino final de sus restos para evitar que fuesen profanados: la cremación y conservación de sus cenizas en un lugar secreto después que sean paseadas de un extremo a otro de Cuba… Aunque es prematuro para hacer vaticinios --nadie como él, como Fidel--, estuvo siempre consciente de que su figura controversial tiene ahora que dar espacio al juicio sosegado de la historia.
“… Este año se va”
Los cubanos del exilio lo citan con gracia: el dedo índice de la mano derecha se les fue reduciendo de tamaño de tanto golpearlo en la mesa mientras proclamaban: ¡De este año no pasa Fidel! Y así pasaron 57 años hasta que Fidel murió tranquilo, vencido por la edad y no por sus opositores.

Muchos de esos cubanos exiliados se manifestaron con alegría en la Calle 8 de Miami para celebrar la muerte de Fidel en un acontecimiento penoso e innecesario que explica por sí mismo por qué el régimen castrista se ha podido extender por casi seis décadas con limitada oposición interna.
La celebración, obviamente, dejó un sabor amargo cuando el liderazgo de ese largo exilio tuvo que admitir la grandeza de un hombre que no se doblegó jamás al poder norteamericano y que reclamó e impuso su derecho a la autodeterminación e independencia.
Hasta su excuñado Lincoln Díaz-Balart --congresista y cabeza del exilio cubano--, admitió la grandeza de Fidel… “Siempre equivocado, pero un líder de dimensión mundial…”  


César Medina
Lobarnechea1@hotmail.com

Post Top Ad

Responsive Ads Here