OPINION. EL DISCURSO DEL DIRECTOR DE IMPÙESTOS - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

jueves, 22 de septiembre de 2016

OPINION. EL DISCURSO DEL DIRECTOR DE IMPÙESTOS

Hace algunas semanas, el Director de Impuestos Internos, Magín Díaz, pronunció ante la Cámara Americana de Comercio un contundente discurso, desde esa fecha lo he releído varias veces y creo que es el más valiente y completo que se ha pronunciado sobre esa materia.
Díaz es un prominente Economista, con una excelente formación, conocedor como pocos del manejo de los temas fiscales y de deuda pública.
Es una persona de vida austera, a quien no se le conocen ni ambiciones políticas, ni afanes sociales, con la responsabilidad necesaria para tratar de que todos cumplan la Ley sin favoritismo ni complacencias políticas.
El mencionado discurso evidencia un conocimiento profundo de los problemas e inequidades que tiene nuestro sistema impositivo, así como de los privilegios que gozan algunos sectores sin justificación real para ellos.
El Director de la DGII trató prácticamente todos los temas relevantes que tienen que ver con sus funciones, pero existe uno que entiendo que por conveniencia política no fue mencionado; este es el de los políticos convertidos en empresarios, que pretenden pagar lo que les dé la gana o simplemente no pagar.
Este segmento del mundo de los negocios se ha convertido en cada vez más importante, incursionando sus integrantes en prácticamente todo tipo de actividades productivas, muchas de las cuales se les facilitan por sus vinculaciones.
La cantidad de dinero que se puede recaudar simplemente poniendo a cumplir las disposiciones legales a estos “empresarios” es realmente muy grande.
Para que el Lic. Díaz pueda poner a pagar lo que le corresponde a esa gente tiene que contar con todo el apoyo del Presidente de la República, el cual esperamos le brinde sin restricciones.
De manera personal, siempre he creído, y así lo he expresado públicamente, que el sistema tributario dominicano es injusto y regresivo, que la presión tributaria es baja aunque existan segmentos fuertemente gravados, y que nuestros salarios en términos generales son bajos.
Esta situación, que se viene arrastrando desde hace tiempo, es lo que provoca que el crecimiento de la economía se quede en pocas manos, y que los indicadores de desigualdad y pobreza prácticamente no varíen.
Creo que todos debemos preocuparnos por tener una sociedad más justa, con más y mejores oportunidades para todos. La paz social bien vale sacrificios.
Ahora bien, es cierto que existe una gran evasión, y que se aprovechan todos los huecos existentes para pagar lo menos posible, pero tenemos que reconocer que desde hace mucho se viene reclamando que el sector público se maneje con más transparencia, que se rinda cuentas de los recursos que se utilizan, que se castigue a los implicados en prácticas dolosas y que cese la impunidad.
Hemos visto connotados representantes del sector privado tras las rejas, pero ningún representante importante de la clase política ha pagado sus culpas.
Quienes nos dirigen tienen que tener fuerza moral para exigir que se cumplan las leyes y predicar con el ejemplo. Creo que algunos intentos se están haciendo, esperemos los resultados.
Le deseamos al Director de Impuestos Internos, en la titánica tarea que se ha impuesto, resistencia, gente buena a su lado, suerte y mucho apoyo. Creemos que tiene la capacidad y la responsabilidad necesarias para que ésta sea exitosa.


FRANKLIN BÁEZ BRUGAL 

Post Top Ad

Responsive Ads Here