LAS AFP BAJO LA LUPA, EL VERDADERO FRAUDE DE LAS AFP. - .

La Actualidad

.

domingo, 4 de septiembre de 2016

LAS AFP BAJO LA LUPA, EL VERDADERO FRAUDE DE LAS AFP.



Las AFP están siendo cuestionadas desde múltiples litorales de la sociedad dominicana, aunque no porque haya una insatisfacción generalizada con los niveles de las pensiones de los trabajadores retirados, ya que nuestro sistema es relativamente incipiente, y habremos de conocer nuestras reales tasas de reemplazo solo cuando se verifiquen los retiros en masa que se producirán dentro de 15 o 20 años. Los cuestionamientos, aún tímidos, han venido por la irritación que ha causado aprehender lo beneficioso que resulta administrar el patrimonio de los trabajadores dominicanos.


Sin necesidad de entrar en los detalles acerca de las fuentes de ingreso que la ley 87-01, en su artículo 86, prevé para las AFP bajo las figuras de la comisión mensual por administración del fondo personal, y de la comisión anual complementaria aplicada al fondo administrativo, lo cierto es que las AFP registran niveles de rentabilidad sobre patrimonio que más que cuadruplican aquellas de los trabadores. Porque si bien es cierto que, tal como anunciara al país la ADAFP en amplios espacios pagados, las utilidades de las AFP para el 2015 fueron de 3,105 millones, y las de los trabajadores de 26,661 millones, cuando estas las relativizamos sobre la base de los patrimonios (activos menos pasivos), nos encontramos con la siguiente realidad: mientras que los trabajadores acumularon 26,661 millones de utilidades, estas fueron sobre un patrimonio de 340,519 millones, lo que resulta en una rentabilidad de un 7.8%; las AFP lograron utilidades por 3,105 millones sobre un patrimonio de 8,622.9 millones, lo que coloca su rentabilidad en un 36%.


¿Es esto ilegal? No, no lo es, porque esto lo han logrado apegados a la ley, pero desde luego no es inteligente, ni para las AFP ni para el legislador llamado a regular sus operaciones.
El legislador debe actuar en función de los intereses del colectivo, y debe entender que el esquema actual atenta contra la cohesión social que solo garantiza vivir en sociedades que vindiquen la equidad y la justeza como el hilo conductor de sus actuaciones.

Las AFP han demostrado no ser tontas, como cuando decidieron voluntariamente reducir la comisión complementaria de un 30% a un 25%, ante lo que se veía como el conato de una crisis. Deben de mirarse en el espejo de las AFP chilenas, y en aras de garantizar la sostenibilidad de su tan lucrativo negocio, ser proactivos en propiciar reformas que revistan sus actuaciones de legitimidad, aunque estamos conscientes de que esto, probablemente, sería pedirle peras al olmo.

 Lo que deben entender es que la alternativa sería peor. Los chilenos están convencidos de que la solución está en volver al sistema anterior y que desaparezcan las AFP, cuando realmente, la solución podría estar en simplemente mejorar su funcionamiento. Pero ojo: los chilenos ven a las AFP como el villano de la historia, y exigen para ellas drásticas consecuencias. ¿Creen las AFP, si algo similar llegase a pasar aquí, siendo nuestros políticos tan oportunistas y populistas, que no terminarían ellas siendo la ofrenda de pan y circo demandada por el pueblo? Ojalá y lo piensen bien.

Fuente.

Post Top Ad

Responsive Ads Here