CON EL DECOMISO DE HEROÍNA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA, LA CRIMINALIDAD DOMINICANA COMIENZA Y TERMINA EN NUEVA YORK. - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

sábado, 24 de septiembre de 2016

CON EL DECOMISO DE HEROÍNA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA, LA CRIMINALIDAD DOMINICANA COMIENZA Y TERMINA EN NUEVA YORK.



Por supuesto que no todos los estadounidenses de origen dominicano y los dominicanos que viven en EEUU pudiera calificárseles de delincuentes, pero sí es cierto, de que de los 300 mil estadounidenses y la mayoría de origen dominicano que viven en el territorio nacional, más de la cuarta parte tiene un rastro criminal, que en dos vías funciona entre los dos países y el que ha generado una especie de cartel compartido entre comerciantes, lavadores de activos, contrabandistas de todo y organizaciones financieras y quienes a través de sus hijos estudiando en colegios de postín de la burguesía criolla, han terminado por crear serios entramados “comerciales”, de los que a leguas cualquier organismo investigativo oficial que se precie de serio, fácilmente podría descubrir.

 La incautación en el día de ayer, de 33 kilos de heroína con un valor de mercado de 13 millones de dólares estadounidense y proveniente desde México, que una veintena de delincuentes, la mayoría dominicanos habían logrado meter en territorio estadounidense y a los que desde el 2015, las autoridades de EEUU mantenían en cerrada vigilancia.
   La pandilla, que abastecía de drogas ilícitas a la Gran Manzana (Nueva York y distritos adyacentes) y también Massachusetts, Pensilvania, Arizona y Nueva Jersey, por los datos que tenemos, parecería, que a partir de hoy se les empezarán a formular cargos, lo que significa, que los dominicanos de aquí y de allá sabremos de inmediato quienes son y sus probables implicaciones y que en el territorio nacional, no dudamos que pudieran tener “asociados” en la política, la empresa privada y en lo militar y policial.

  Si semejante “asociación” llega a darse y las autoridades estadounidenses a desentrañarlas, asumimos, que no poca gente de importancia social, mediática o publica, se encontraría a las puertas de ser cuestionada con severidad y de ahí a un amplio rastreo nacional, no dudamos que ocurrirá y por la simple razón, de que no es verdad que las autoridades estadounidenses no habrán activado ya a sus “células durmientes” dentro de los negocios con pantalla licita que muchos de los detenidos tienen en este país.

  Si esto último llegara a ocurrir, entendemos también, que el Estado Dominicano deberá prepararse y para encontrarse con la madriguera de intereses hasta ahora ocultos que están sustentados en los capitales originados en EEUU por parte de la banda de narcotraficantes que ha sido detenida.

 Entendamos que se presenta una estupenda oportunidad al gobierno del presidente Danilo Medina Sánchez, para recabar información precisa sobre los bienes y activos que todos los delincuentes ya apresados y compromisarios con el cargamento de heroína y cocaína ya en manos de las autoridades estadounidenses, estos dispongan de propiedades en el territorio nacional e incluidas inversiones y cuentas bancarias y las que a lo inmediato pudieran ser declaradas de utilidad pública, revendidas y decomisados dineros y acciones, para que vendidos en pública subasta, todo ese dinero vaya directo a la cuenta única del Estado.

Y lo que debe hacerse, para que definitivamente el Gobierno coloque a soga corta a todos los implicados indirectamente en los bienes y recursos de los dominicanos comprometidos con el alijo y que como ya hemos dicho, seguro que tienen cuantiosas inversiones en el territorio nacional.
Esperemos entonces que nuestras autoridades deben ser lo suficientemente diligentes en la parte de las indagatorias que les toque y que actuando con presteza y el debido cumplimiento, se aproveche lo ocurrido en Nueva York y para descabezar de una vez y por todas la parte delincuencial del nicho de estadounidenses de origen dominicano o de dominicanos viviendo en EEUU que tienen nexos, propiedades e intereses en el territorio nacional provenientes del narcotráfico, el lavado de activos y el contrabando, toda vez que si algunos aún no han caído en cuenta, al gobierno actuar en el sentido que esbozamos, se pueda entender que  la criminalidad dominicana comienza y termina en Nueva York.

 Daniel Adriano Gomez, Por el ojo de la Cerradura.

Post Top Ad

Responsive Ads Here