AL ELEGIR JUECES DEL PRM, ABINADER PROPONDRÁ EXPULSARLOS, HIPÓLITO SE OPONDRÁ… Y ENTONCES AHÍ VENDRÁ OTRO LÍO. - .

La Actualidad

.

lunes, 26 de septiembre de 2016

AL ELEGIR JUECES DEL PRM, ABINADER PROPONDRÁ EXPULSARLOS, HIPÓLITO SE OPONDRÁ… Y ENTONCES AHÍ VENDRÁ OTRO LÍO.

 

La carabina vacía

El afán protagónico para agenciarse a cualquier precio la principalía opositora provoca que Abinader incurra en errores que lo alejan cada vez más de la sensatez y el sentido común y lo convierten en un político poco confiable para repetir como candidato en 2020… … Hipólito Mejía, que le contiende internamente, se maneja en el extremo opuesto: es mucho más prudente sin dejar de mostrar firmeza como opositor al gobierno y al Partido de la Liberación Dominicana, y dentro de los grupos de poder gana cada vez mayor confianza.

Es curioso que en este proceso la imagen de uno y otro se haya revertido. Durante la pasada contienda interna del PRM, Abinader lucía mucho más confiable que Hipólito porque mantuvo un discurso ecuánime sin dejar de mostrar firmeza contra el peledeísmo.

La estrategia de Abinader --impuesta por Leonardo Aguilera, del Centro Económico del Cibao--, reportó los resultados que todos conocemos: el PRM decidió llevar un candidato joven que, sin embargo, no estuvo a la altura y sacó apenas el 35 por ciento del sufragio nacional, la más baja votación obtenida por el polo opositor desde el año 1962.

Luce obvio, sin embargo, que Abinader no fue capaz de aprovechar aquella coyuntura para proyectar una imagen presidenciable y segura, confiable y acabada para ser Presidente. Lo que exhibe ahora es frustración y desconfianza, una verborragia constante que provoca inseguridad y temor… … Una amenaza permanente con carabina vacía que lo sitúa distante de lo que debe ser un candidato opositor que garantice continuidad al sistema democrático, que proyecte un futuro de estabilidad y crecimiento económico y que ofrezca seguridad antes que provocar temor.

… Una amenaza y otra
Desde las elecciones del 15 de mayo no ha transcurrido un solo día sin que Abinader amenace con una calamidad nacional… Cualquier nimiedad es motivo para proyectar el futuro más ominoso; su vocabulario amenazante no tiene comparación con nada desde los tiempos de la izquierda radical y su “revolución inminente”, cuando él ni siquiera había nacido.

Un político que mantenga una constante amenaza no puede jamás ganarse la confianza de la población, y ese es el caso del excandidato presidencial del PRM.

Porque no es lo mismo mantener firmeza en el discurso opositor que provocar temor cada vez que se abre la boca para predecir política de tierra arrasada.

Las experiencias de actitudes similares de parte de líderes que sí tenían apoyos en las masas populares no han servido para nada en el caso de Luis Abinader… Hasta el propio Peña Gómez tuvo que admitir casi al final de su vida que algunas “emotividades” de su discurso de juventud le alejaron del poder.

Se queda sin recursos…
El Partido Revolucionario Moderno comete el grave error de agotar todos sus recursos en una estrategia errónea y extemporánea que no le aportará más que divisiones y desprendimientos internos.

Su terquedad para alejarse de probables espacios de poder, de entrada le provocará la salida de algunas figuras importantes.

Porque a despecho suyo el Congreso y el Consejo de la Magistratura designarán a algunos de sus dirigentes en la Cámara de Cuentas, en la Junta, en el Tribunal Electoral, en el Constitucional… Y como consecuencia de un ejercicio irresponsable de la política, Abinader propondrá expulsarlos con la oposición de Hipólito… Y entonces ahí vendrá otro lío.

Fuente

Post Top Ad

Responsive Ads Here