LA EMBAJADA USA, EL CONEP, 8 ORGANIZACIONES EMPRESARIALES, 8 DE LA SOCIEDAD CIVIL SE LANZAN CONSPIRAR DESDE EL16 DE AGOSTO - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

viernes, 12 de agosto de 2016

LA EMBAJADA USA, EL CONEP, 8 ORGANIZACIONES EMPRESARIALES, 8 DE LA SOCIEDAD CIVIL SE LANZAN CONSPIRAR DESDE EL16 DE AGOSTO





¿Qué es conspirar? ¿Por qué el CONEP quiere transitar el mismo camino equivocado de la ADI en el 1963?

Desde que supimos que una parte del empresariado, la industria y el mundo financiero, parecería que estuviese decidido por crear y generar un cierto posicionamiento contestatario sustentado en organismos anti sistema de la llamada “sociedad civil”, así como en sectores del mundo mediático dentro de la prensa mercancía y quienes por múltiples razones entre mercuriales y políticas, quisieran ajustarle cuentas al presidente electo y al no poder efectuarlo directamente, pretenden utilizar sus periodistas y mass media con el propósito de empezar a socavar desde el mismo martes 16, al nuevo gobierno constitucional del presidente Danilo Medina Sánchez.

            Lamentablemente para el presidente del CONEP y su director ejecutivo, la medida tomada de impulsar y crear una nueva organización paralela que agrupe a otras ocho de la “sociedad civil” y con la que se proyecta que sea esta última la que le haga la vida imposible a la nueva administración, más el reducto nuevo y hasta original, porque es solo femenino en apariencias, del nuevo grupo que acaba de ser anunciado hace unas horas.

            Lo que recuerda y de una forma concreta, el accionar desestabilizador del alto comercio y la industria ligera que existía en diciembre de 1962, cuando esos grupos mercantilistas crearon la llamada Asociación Dominicana Independiente (ADI) que como ya hemos dicho, fue el brazo ejecutor y financiero del golpe de estado militar de 1963 contra el gobierno constitucional del presidente Juan Bosch.
            Ahora y por el innecesario pánico que se ha desatado entre los grupos más ultraconservadores de la economía, el CONEP-ADI, parecería que está empezando a dar los pasos equivocados y para tratar de subvertir el orden público.

            Primero, mediante un movimiento mediático envolvente de desinformación continua y descrédito generalizado del nuevo gobierno y luego, con acciones concretas de desestabilización social y utilizando los grupúsculos más abigarrados del terrorismo político y comunitario y de colegiados de profesiones liberales ya conocidos e inclusive, haciendo uso de las bocinas religiosas católicas acostumbradas a tirarse a las calles por cualquier pretexto.
en tanto ya se preparan las acciones abiertas de “vigilancia ciudadana”, con relación a los proyectos de reforma fiscal y tributaria, eléctrica inclusive y cuyo único propósito es impedir que las autoridades logren imponer y con el apoyo del Poder Legislativo, los necesarios cambios estructurales que hagan posible que la economía se dinamice, pero en función de que quienes más tienen paguen más impuestos, que se amplíe la cobertura del impuesto al consumo ITBIS pero disminuyendo en dos puntos el nivel de por ciento que en la actualidad se cotiza y que obligatoriamente todos los consumidores deben pagar.
De hecho, hay un sector comercial negado a que se le instalen las máquinas controladoras de los ingresos de todos los negocios y con miras de evitar que exista una buena recaudación y se elimine la evasión fiscal, esa que en sentido general, el empresariado y quizás con algunas excepciones, es responsable de un escandaloso 35 % de evasión fiscal a gran escala y de acuerdo a los organismos internacionales.
los bancos privados dueños de las seis AFP que controlan la mayoría de los dineros de  la seguridad social, no están dispuestos a aceptar que la autoridad nacional les imponga restricciones correctas que eviten que sus ARS esquilmen a los asegurados y en muchos aspectos les nieguen facilidades que los mismos textos jurídicos indican que deben facilitárseles.
Y ahí entran los grupos de presión: Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE),  la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAM-DR), la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia de Santo Domingo (AEIH), la Asociación para el Desarrollo, Inc. (APEDI), el Centro Bonó, la Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. (FINJUS), Participación Ciudadana, la Asociación Dominicana Pro Bienestar de la Familia, Inc. (PROFAMILIA), el Centro Juan XXIII y la Fundación Probono.

            No estamos hablando de ninguna telenovela y sí de los movimientos realmente clandestinos que esos sectores están motorizando y que ya tienen su mayor expresión en el anuncio de creación de la llamada “Iniciativa por la Institucionalidad Democrática” (IPID), que con el pretexto de  “incrementar la confianza social en los órganos del sistema democrático, del sistema de partidos, y de las instituciones políticas y sociales en sentido general”, de hecho será el brazo político contestatario que el CONEP ha lanzado al ruedo de la política nacional.
Por lo tanto, ya las muestras de la conspiración que denunciamos se empiezan a manifestar y ante lo que muchos entendemos que debe ponérsele la mayor atención. Por supuesto, una cosa piensa el burro y otra quien lo apareja y es en este punto que fallan los organizadores de la nueva versión casi golpista que empezamos a creer, que sí existe.

            Por supuesto, todos los dominicanos tenemos derecho a manifestar nuestras preferencias e ideas políticas, pero es de mucha sospecha, que, entre las organizaciones empresariales firmantes de la proclama, aparezca una organización comercial que depende directamente del departamento de Comercio de EEUU y como lo es la llamada Cámara América de Comercio y ahí es que se le tuerce el rabo a la puerca.
            Durante los últimos veinte años y desde que el Estado quedó por debajo en poder económico ante los grupos empresariales y financieros, se ha hecho una mala práctica que la mayoría de las organizaciones empresariales y con el CONEP a la cabeza, se entiendan “con el derecho” de cuestionar las políticas públicas y llegando al grado de querer hasta indicarle a quien gobierna, hacia donde deben ir sus políticas.
            Por lo visto, este es el meta mensaje inequívoco que el CONEP quiere enviarle al presidente Medina Sánchez y ante tal percepción, que entendamos que debemos formular el dato y advirtiendo así, que el presidente electo y bajo ninguna circunstancia puede iniciar su nuevo gobierno aceptando la tutela del empresariado y sus organizaciones satélites, pues de hacerlo, esos grupos de poder se van a sentir más envalentonados y por lo tanto, cuando entiendan que el gobernante no haga lo que ellos quieren, se pudieran lanzar a conspirar.

Publicado por: Daniel Adriano Gómez


Post Top Ad

Responsive Ads Here