RECLAMOS DE LA OPOSICIÓN Abinader y el mal camino - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

domingo, 22 de mayo de 2016

RECLAMOS DE LA OPOSICIÓN Abinader y el mal camino


Los excandidatos presidenciales que respaldan los relcamos del PRM de contar nuevamente uno a uno los votos, apostaron a una segunda vuelta, que no llegó por la contundente victoria de Danilo Medina
Luis Abinader ha insistido en que las elecciones del pasado 15 de mayo fueron "viciadas" y sus resultados son ilegitimos.
   La forma en que el ex candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno, PRM, Luis abinader, está encarando las reclamaciones de sus seguidores ante diversas juntas municipales electorales, le hace daño a su causa de ahora y también del futuro.

En parte gracias al apoyo a la rebeldía de varios postulados por su partido y grupos aliados, la situación ha pasado de ser un reclamo electoral de verificación de las votaciones, a una agitación política dirigida en el fondo contra quien barrió, el candidato Danilo Medina.

Al tomar la demanda de algunos reclamantes derrotados en los comicios según los resultados que ha dado la Junta Cental Electoral, JCE, Abinader ha perdido la compostura y ha incentivado el descontento por parte de esos dirigentes políticos que anticipaban el triunfo.

Lo de Abinader no es lo mismo que lo de algunos que aspiraban a senadores, diputados, alcaldes y regidores, varios de los cuales quizás no debieron ser postulados por el PRM porque tenían prontuario de mala conducta y eran tenidos como buscapleitos.

Entre los principales reclamantes estaban los sindicalistas del transporte Juan Hubieres, postulado a senador por Santo Domingo Este y Antonio Marte, por Santiago Rodríguez. Además, Ramón Alburquerque, antiguo senador de Monte Plata y aspirante a ese puesto.

La decisión del ex candidato presidencial de ponerse al frente de las denuncias yendo a los municipios donde se llevan a cabo las reclamaciones, pone a su partido en una lucha sin posible ganancia, toda vez que la elección presidencial de Medina, no la riposta nadie.

La elección del presidente Medina con un 62 % de los votos, que lleva al Partido de la Liberación Dominicana, PLD, al primer lugar de la boleta electoral para las elecciones del 2020, no sería afectada aunque la JCE aceptara el clamor de los políticos para que se recuenten los votos.

Al final de la semana el presidente Medina alcanzaba, de acuerdo a los cómputos lentos que ofrecía la JCE, más de dos millones de sufragios, algo nunca visto en elecciones anteriores. Lejos de estimular celebraciones, el presidente siguió con su agenda oficial en el Palacio Nacional.

Abinader acusa
En un discurso que pronunció ante líderes del PRM el pasado martes, el empresario Abinader demandó  el reemplazo de los miembros de la JCE, quizás ignorando que por ley deben terminar su mandato en los próximos meses. También acusó al presidente Medina de imponerse.

Sugirió además que fuera removido el pleno de miembros del Tribunal Superior Electoral, TSE, que están llamados a dejar los cargos en un futuro cercano. LISTÍN DIARIO pidió cordura y el cese de la agonía electoral. Los empresarios también llamaron a la calma.

Que Abinader, como anticipó en el discurso, “jugaré el papel de opositor”, sería más que comprensible, por razones internas y externas. El político necesita asumir el liderazgo del PRM, desechando todas las dudas que apuntan a un retorno al mando partidario del ex presidente Mejía.

No por indulgencia algunos analistas políticos ponderaron que Abinader alcanzara el 36% de los sufragios, si se toma en consideración que se enfrentó a una maquinaria política formidable y a que cometió en el camino de la campaña algunos errores en sus pronunciamientos.

Abinader, los líderes del PRM y partidos aliados quisieran en adición, el conteo manual de todas las boletas en los tres niveles de la elección por veedores de la sociedad civil y medios de comunicación, “para asegurar su credibilidad y transparencia”.

El candidato del PRM ha encontrado el apoyo al parecer resuelto de los dirigentes de partidos menores, Guillermo Monero, de Alianza País; Pelegrín  Castillo, de Fuerza Nacional Progresista; Minou Tavárez Mirabal, de APD; Elías Wessin Chávez, del PQDC y Soraya Aquino, del PUN.

Excepto el caso del empresario Abinader, entre todos los otros mencionados no se contabilizaba hasta el viernes más que el 5%, una debacle particularmente para el doctor Moreno y Alianza País, que apostaron casi bajo juramento a una segunda vuelta. Y para     Tavárez Mirabal, sostenida más que nada por sus apellidos.

Las tensiones en torno a las juntas municipales de varias ciudades se desvanecieron un poco el fin de semana cuando el alcalde de Santiago, Gilberto Serrulle, postulado por el Partido Revolucionario Dominicano, PRD, aceptó que había perdido frente a Abel Martínez, del PLD.

En San Pedro de Macorís, el doctor José Hazim hijo, postulado a la candidatura senatorial por el Partido Reformista Social Cristiano, PRSC, se tiró a la calle con sus seguidores y amenazó que habría tragedia si no reconocían su triunfo. Igual hizo el candidato a alcalde de Santo Domingo Este, Manuel Jiménez, un renunciante del PLD y que postuló el Frente Amplio.

Ambos casos fueron vistos con extrañeza. El doctor Hazim, rico de cuna, quien es un político de la vieja guardia balaguerista y antiguo senador, se ha decantado últimamente por sus viajes rifle al ristre en “santuarios” de cacería de los Estados Unidos tras faisanes y venaditos. Jiménez era tenido como un exitoso y apacible maestro y cantautor. Sería difícil comprender el encanto de un puesto electivo.

(+)
COLLADO, LA SORPRESA
Una de las sorpresas del proceso electoral fue la elección de David Collado, llamado “el emprendedor”, como alcalde del Distrito Nacional, para reemplazar el 16 de agosto al empresario de la televisión, Roberto Salcedo, quien tenía en el puesto casi 14 años.

Collado ganó tras una campaña de 40 días, gracias al repudio de gran parte de la población al señor Salcedo, así como a su programa de acercamiento con la gente tanto en los barrios populares como en las zonas de clase media, donde el nombre de Salcedo era una mala palabra.

Con promesas indispensables de recoger la basura, limpiar los cementerios de la ciudad, rescatar el malecón del sucio y el bandidaje callejero y construir parqueos para la Ciudad Colonial, el joven promotor de empresas ganó el afecto de los electores, aunque era casi desconocido.

Salcedo felicitó a Collado ante su claro triunfo y el candidato ganador fue generoso al evocar razones diferentes al rechazo público del Distrito Nacional al anterior alcalde. Su partido, PLD, busca ahora explicaciones por las que muchos militantes habrían votado por el presidente en la primera lista y por Collado en la municipal.Guarionex Rosa
Santo Domingo

Post Top Ad

Responsive Ads Here