El 6.7% del PIB en subsidio para CONEP esto debe de parar, antes de comernos uno al otro. - .

La Actualidad

.

martes, 19 de abril de 2016

El 6.7% del PIB en subsidio para CONEP esto debe de parar, antes de comernos uno al otro.





 Hay una realidad que el sentido común y hasta las leyes de la economía viven indicando. Cuando el agente económico se acostumbra a solo vivir del dinero regalado vía subsidios gubernamentales, no solo que crece aparentemente, sino peor, que condena a la nación a que esta descubra que su aparato productivo es absolutamente inútil y falso.
            ¿Por qué de buenas a primeras y en la medida que los indicadores económicos hablan de un crecimiento extraordinario desde el 2004 y la existencia de más de tres tratados de libre comercio, la economía dominicana no ha podido colocarse y conectarse con el extraordinario margen de crecimiento de Panamá, por ejemplo?

            Porque de tanto dinero que nuestros empresarios reciben y gratis y sin ningún esfuerzo y solo por ese chantaje oculto que le tienen al Gobierno de turno, respecto a que, si no le da facilidades, sus empresas no pueden dizque competir, todos se acomodan y no se fajan a trabajar para crecer y solo sí para mantener ese espejismo brutal de calidad y nivel de vida de país industrializado, mientras todos ellos y de mentalidades tercermundistas profundamente de mercaderes, no son capaces -la mayoría- de competir por sí mismos y menos abandonar el estado atrapado que en vez de hacerlos crecer, les paraliza.


            Esta realidad y la que ninguno de ellos puede desmentir, es lo que obliga a entender, que si el resto de los dominicanos no podemos sentir y como fuerza propia, el esfuerzo que empleados y trabajadores efectúan para que la economía vaya a mejor, se debe a la terrible retranca, de que cada año y en materia de subsidios gubernamentales (dineros que los gobiernos les roban a los contribuyentes) en esa cuneta de la corrupción empresarial más descarada, se pierden entre 130 a 500 mil millones de pesos que perfectamente pueden significar la diferencia del por qué mientras los dominicanos de clase media y de a pie tienen que trabajar tesoneramente como esclavos económicos, la población no siente ni presenta una verdadera calidad en su nivel y calidad de vida.


            De ahí que para compensar y porque tampoco los políticos no quieren que la población se dé cuenta respecto a que si hay una corrupción generalizada que ahoga la vida nacional, esta se debe que a los políticos que gobiernan, facilitarles tantos dineros que no son suyos, tienen que apelar al populismo y clientelismo “social” más rastreros y creyendo, que así, al final nadie se dará cuenta de la terrible asociación de malhechores a gran escala, que gobiernos y empresarios y banqueros han organizado únicamente a su favor.

            Es por eso, que la economía sumergida de la droga, la evasión fiscal, el lavado de activos, el robo de los dineros de los contribuyentes, ha sido el factor básico de la presente como grave situación de desigualdad y falta de equidad que se vive en este país y en donde para colmos, los ciudadanos en capacidad de trabajar no tienen acceso al crédito para fines de capital de trabajo .
y solo en base a pretextos técnicos de no suficiencia en la calidad de sus créditos financieros, mientras los banqueros, no solo que sus directivos se prestan y por ley, el 15 % del capital de cada banco, sino que han creado un listado de mil cuatrocientas empresas propiedad de sus accionistas y relacionados, a las que les prestan el 80 por ciento de sus carteras de créditos.


            Y es por ello, por igual, que el país tiene que endeudarse cada vez más en el exterior para equilibrar sus presupuestos y debido al tremendo endeudamiento que el gobierno de turno debe efectuar y gestionar y para que se pueda mantener el espejismo de un crecimiento económico que no llega a la población y menos a los dominicanos que realmente trabajan. Porque eso es lo que se está haciendo, tomar prestado en el exterior para cubrir la montaña de subsidios gubernamentales a favor de los delincuenciales grupos económicos y financieros, en tanto estos tienen el atrevimiento de no pagar impuestos y encima, negarse a que el gobierno del presidente-candidato se aboque a una reforma fiscal absoluta que obligue a los ricos a pagar sus impuestos de acuerdo al nivel de sus ingresos y en correspondencia al consumo personal de cada uno y lo que hasta eso lo encubren vía sus propias empresas y bancos.


            Desde luego, una irregularidad en cadena trae otras y de ahí del enriquecimiento ilícito y desproporcionado de ciertos agentes gubernamentales y traficantes de poder disfrazados de políticos, quienes junto y en complicidad con la plutocracia oligárquica, mantienen en una verdadera encerrona la vida económica nacional.

            Solo con ver que los indicadores de las exportaciones son una vergüenza para el nivel del crecimiento económico que los ricos y los políticos se roban y entender que no tenemos empresarios e industriales realmente de fuste y si solo todo un grupete de delincuentes depredadores de cuello blanco, deberían de ser razones más que suficientes, para que el común de los dominicanos entendieran, que si no hay un alto nivel y calidad de vida, esa y no otra es la razón de tanta desigualdad y falta de equidad y que por eso, más de cuatro millones de dominicanos de clase media se encuentran estancados y sobre los dos y medio millones de otros dominicanos sobreviven por mínimos debajo de la línea de pobreza, en tanto otros  casi tres millones se mantienen con apenas un dólar estadounidense al día.


            Justo porque semejante estado de desigualdad no puede continuar y sintiendo que el presidente-candidato, Danilo Medina Sánchez, realmente es un sanjuanero de pueblo y antiguo universitario de barrio marginado que ha vivido en carne propia, las hambrunas, pesares y desafíos de una marginalidad impuesta. Que entendamos, que ahora que va seguro hacia su merecida reelección presidencial, se encontrará libre para efectuar el gobierno que nunca se ha hecho y de un golpe y mediante una reforma fiscal integral profunda, liberar a la nación del profundo estado de marginalidad social que la mayoría de los dominicanos viven.




              Es justo por entender que ese es su reto, que apoyamos e instamos a que se apoye la reelección presidencial y porque estamos conscientes, de que con Danilo, se dará en el cuatrienio 2016-2020, la única oportunidad y antes de comernos unos a otros,
para que la economía resurja a favor de la gran mayoría nacional marginada y los ricos empresarios y banqueros, entiendan, que si quieren progresar junto a la nación, pero sin subsidios, tienen que fajarse por sí mismos y para crear una económica dinámica, ágil y progresista y auto sustentable y si es que quieren continuar viviendo en el territorio nacional y continuar tirándole cananas a todo el mundo con sus escandalosos bienes muebles e inmuebles que poseen y la mayoría sin haber pagado impuestos.

            Ya no es posible que esta nación siga ofreciendo 94 subsidios fiscales a los delincuenciales grupos económicos y financieros y a un nivel escandaloso de nada menos de 6.7 % del PIB y para un total anual de más de 500 mil millones de pesos y que es la razón fundamental del por qué el gobierno tiene que salir al exterior a buscar préstamos para equilibrar o neutralizar el endeudamiento galopante que los empresarios provocan y lo que obliga a las autoridades, a que estas busquen y simplemente porque en el empresariado son unos evasores fiscales
consuetudinarios y al extremo, de que el 35 % no paga el impuesto Sobre la Renta y menos de un 30 % de esos “magnates”, tampoco cubren sus obligaciones del impuesto al consumo o valor agregado y que los dominicanos conocemos como ITBIS.

            Resultando entonces, que solo son los miembros de la clase media y de los ciudadanos de a pie, quienes si lo pagan en más de un 70 % y que es un abuso de marca mayor, que los pobres sostengan unos presupuestos gubernamentales que deberían de estar fundamentados en los pagos de impuestos y por más de un 35 % de todos los ricos de este país. Ya esta economía no puede continuar incurriendo en déficits anuales de un 5 % de déficits públicos y para hacer más ricos a los miembros de la plutocracia oligárquica, mientras el estado desigualdad social más absoluto, ahoga y oprime al grueso de la población.


            Sencillamente, creemos, que, a las buenas, los empresarios deben desprenderse de las exenciones fiscales y reinstalarse con aceptables re ingenierías financieras y sin nada de mercado atrapado y para lo que tienen ahora la gran oportunidad de un presidente-candidato, que en la medida que quiere que todo cambie para mejor y drásticamente, no es menos cierto que no lo pretende al costo de ponerlo todo patas arriba y por eso quiere motorizar una reforma fiscal integral y de amplio sentido humano. Locos serán si se empecinan a lo contrario.


            Mientras tanto, nuestro único y gran consejo: Los empresarios y si se quitaran de encima las multimillonarias exenciones fiscales que les encadenan a vivir de los contribuyentes, bien que a corto plazo podrían resurgir por sí y con mayor fuerza e independencia económica. Danilo es su última oportunidad y sin perder todo lo ilícito que ahora tienen.   [DAG. Martes, 19 abril de 2016. Año XIV. Número 5567]http://porelojodelacerradura.com.do/2016/04/18/los-empresarios-y-si-se-quitaran-de-encima-las-multimillonarias-exenciones-fiscales-que-les-encadenan-a-vivir-de-los-contribuyentes-bien-que-a-corto-plazo-podrian-resurgir-por-si-y-con-mayor-fuerza-e/

Post Top Ad

Responsive Ads Here