La locura de la abstención - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

martes, 29 de marzo de 2016

La locura de la abstención


Decía un gran pensador dominicano --Corpito Pérez Cabral, que manejaba la ironía política con singular destreza--, que la democracia es buena pero que sabe a mÖ A eso mismo debe saberle al liderazgo opositor la impotencia de saber que ya es imposible alcanzar a Danilo Medina en la carrera presidencial.
A partir de esa realidad no puede descartarse la locura de grupos extremistas de ese liderazgo opositor que barajan la posibilidad de la abstención electoral para intentar frustrar las elecciones del 15 de mayo y crear un vacío de poder similar al que atraviesa Haití en este momento.
Danilo recibe con aprensión y dudas esas versiones, pero en el contexto de la desproporción sobre el posicionamiento electoral, ninguna acción desaforada es descartable por insólita que parezca cuando se conoce con tanto tiempo el resultado electoral.
La oposición entiende que el escándalo le reditúa apoyo electoral y desde un principio asumió el denuncismo como arma de campañaÖ Pero esa estrategia fracasó.
...Hurgando en Brasil en busca de vínculos en el escándalo de Petrobras en supuesta triangulación de sobornos a través del asesor Joao Santana, sus “periodistas investigadores” han tenido que regresar con las manos vacías pero las tarjetas reventadas por el bonito recuerdo de las garotas de Curitiba.
La denuncia altisonante sobre la mega corrupción en la que se ha querido involucrar hasta el propio presidente Medina ha fracasado, y en este momento el proyecto reeleccionista dobla en simpatías electorales al polo opositor que comenzó a recular en su puntaje de forma muy peligrosa.
...Derrota a la vista
La impotencia que se percibe en la oposición es preocupante porque sus propias mediciones descartan cualquier posibilidad de repuntar para obligar una segunda vuelta electoral que le replantee un escenario auspicioso. Esa realidad tiene expresiones de enfado que los últimos tiempos se aproximan a la desesperación.
En esa misma proporción escasean los recursos para la campaña porque los potenciales contribuyentes, en su mayoría empresarios, se muestran distantes y poco colaboradores por dos razones básicas: no dan su dinero al perdedor pero tampoco quieren terminar mal vistos por el ganador, que en este caso es el gobierno.
Desde el restablecimiento de la democracia y el sistema electoral en 1962, nunca antes un proceso electoral se había definido con tanto tiempo de antelación. Hoy, que estamos a 29 de marzo, faltan sólo 46 días para las elecciones y ninguna proyección científica considera ni siquiera remotamente la posibilidad de que el cuadro electoral pueda modificarse sustancialmente.
Lo que piensa Danilo...
El presidente Danilo Medina está consciente de que su triunfo tendrá una contundencia jamás vista en la historia electoral dominicana. El pasado jueves me mostró encuestas que lo sitúan con simpatías sobre el 64 por ciento, mientras Abinader estaba en 28 por ciento. Aún así seguirá con más ahínco en las calles hasta el mismo día en que termine la campaña electoral, el 13 de mayo. De paso, va dejando sin argumentos a la oposición que se queja permanentemente de uso de fondos públicos en la campaña.
La estrategia de Danilo es evidenciar a la oposición de su real propósito: ¡Huirse del proceso! ante la derrota vergonzosa que sufrirá en las urnas...
“... Está demostrado que no se necesita jugar sucio para ganar limpio... Ese es el plan”.

César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Post Top Ad

Responsive Ads Here