la conspiración del PRM está montada y Abinader está detrás ,sabe que no hay posibilidad de que gane . - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

jueves, 3 de marzo de 2016

la conspiración del PRM está montada y Abinader está detrás ,sabe que no hay posibilidad de que gane .


  De hecho, la conspiración del PRM está montada y Abinader está detrás y ahora más, cuando sabe que no hay posibilidad de que gane a la primera vuelta
Esta es una nación cuyos políticos tienen una característica permanente: La mayoría no saben perder y como todos hacen trampas, nadie confía entre sí, todos se miran con recelos y al final resulta que siempre gana el que más mañas exhibe y no precisamente buenas.

            Tal conducta se refleja entonces de una manera nada oculta y por el histerismo que acompaña a aquel que se siente perdido y quien luchando como si estuviera encerrado en un cuarto oscuro con un brazo atado, no repara a quien le da o como le da y poco le importa si de tantos manotazos, realmente al final es él mismo quien se hiere y claudica.

            Y que es precisamente en lo que están los dirigentes ex perredeístas y fundadores del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y quienes creyéndose que se las saben todas, asumen, que cuanto puedan hacer para evitar la derrota de su candidato es válido y que absolutamente nadie pudiera impedírselo o quizás no se dan cuenta.
            En base a tan supuesta ingenuidad, los allegados a Abinader les ha dado por desplegar su plan B, al notar y percibir que es verdad que Danilo Medina Sánchez se encuentra muy por encima de Abinader y tanto, que, copiando épocas pasadas, ahora esos dirigentes quieren hacer que la nación tenga un enrarecido clima social que no pudiera dar espacio para que se pudieran efectuar unas elecciones en buena lid.

            Abinader, sabiendo lo que sus sargentos políticos persiguen, de inmediato y como el gatico aquel de María Ramos de tirar la piedra y esconder la mano, va rápido a un televisivo matutino y para que los mass media de la prensa mercancía difundan lo que diga y para decirles, que él y para la segunda vuelta, seguro que le ganaría a Danilo y lo que ahora dice a modo de globo de ensayo y distracción para que nadie se de cuenta de que es lo que el político perdedor realmente persigue.

            ¿Qué es lo que persigue?, que de alguna manera no se den las elecciones el próximo 15 de mayo, que haya que posponerlas y mucho mejor, si por los líos que su gente urde, Abinader gana tiempo y para tratar de pescar en río revuelto y buscar posicionarse mejor.

            Simple podrá parecer el plan b abinaderiano y con lo que el candidato presidencial del PRM apuesta a que nadie se percate y claro está, menos el gobierno y por eso, haciendo creer que él es un fiel cumplidor de los supuestos democráticos, quiere impresionar haciendo creer que lo suyo son las elecciones y el voto directo, cuando en la práctica busca otra situación.
            Resulta, que, si la gente de Abinader se lanza a las calles a afectar el orden público, propiciar huelgas, protestas, situaciones conflictivas o escándalos de cualquier clase. Conoce perfectamente que la obligación primordial del gobierno es mantener el orden público y por lo que sus sargentos políticos, apuestan entonces a que el clima social se deteriore y en la medida que la reacción represiva de las autoridades pudiera provocar un conflicto publico mayor y del que no queden dudas de que el gobierno “está reprimiendo a la población”.
            Ahí entonces es que se cifra la reafirmación de Abinader, de que él sigue en lo de las elecciones, admitiendo a regañadientes que hasta ahora su campaña no le ha dado los resultados que él preveía para este día y lo que había proclamado a boca llena de que ya estaría al mismo nivel del presidente-candidato.

            Entonces y aún cuando pudiera parecer una tomadura de pelo, la gente del PRM se lanza a fomentar líos por la UASD, agitación dentro de las fuerzas vivas, propuestas seudo legales ante la fiscalía para que se investigue a allegados o asesores de la candidatura oficial, cerrar calles y hasta carreteras, en fín, generar un clima de desasociego que conturbe el animo de todos los ciudadanos o de la mayoría de estos y de forma que, si las elecciones se dan finalmente, a Abinader poco le importaría derrotar a Danilo por la minima.

            Pues sabe, que para ello necesita desórdenes y muertos y en lo que están sus activistas y sargentos políticos y estos, amparados en el rumor de boca a boca que se ha hecho correr entre los miembros del PRM, en cuanto a que, si tal panorama se diera, “los americanos estarían detrás para garantizarnos el triunfo”.

            Y que es la situación que ha generado, que se vea en otra dimensión, la reciente declaración-advertencia del embajador estadounidense James W. Brewster, en cuanto a que su país estaría vigilante del proceso electoral dominicano y desde luego “para ayudar a los ciudadanos de este país”. Las palabras del diplomático fueron las siguientes: “Estamos aquí como Gobierno de los Estados Unidos para apoyarles y asistirles en lo que sea necesario” y agregando, que reconoce, “que compete al electorado dominicano decidir por quién votar, pero mi país dará seguimiento al proceso para tratar de garantizar que sea justo y equitativo”.
            ¿A qué razón viene este señor a manifestar tal criterio?, cuando la historia criolla recuerda, que desde el instante que un embajador estadounidense sale a las calles a darse golpe de pecho y decir que apoya la decisión electoral que los dominicanos tomen, a razonamiento a contrario, lo que está diciendo, es que él tiene su candidato favorito y que velará porque el mismo no pierda del todo o salga ganancioso a la primera oportunidad.

            Con razón entonces, que Luis Abinader se despachó ayer en la tele, diciendo que supuestamente él le ganaría a Danilo, pero a la segunda vuelta y sabiendo, que tal como van las proyecciones electorales serias, es posible que el presidente-candidato se mantenga sobre el 52 % de los votos emitidos y lo que fulminaría toda posibilidad de que Abinader lograra la presidencia de la nación.

            Por supuesto, como mal perdedor, Abinader no se resiste a que Danilo le gane y los dinosaurios del PRM -su mesa directiva- mucho menos y como se siente apoyado “por los americanos”, es evidente que entre el candidato presidencial del PRM y los dirigentes que le aúpan, están apostando a desestabilizar el proceso comicial y generar una situación de confusión y entrampamiento, que cuando la gente venga a querer darse cuenta, la acción sediciosa a ocultas de que hablamos, se revele en todo  afán de oportunismo insensato y deformador.

            Por ahora hay que contentarse con advertir y para que los terroristas nuevos que de buenas a primeras tienen presumiblemente la etiqueta del PRM, entiendan que ya en este país no hay tontos, que todos nos conocemos y que todos sabemos de lo que es capaz cada quien y mucho más Abinader, quien luego de haber soñado tanto con que sería presidente de la República, ahora y de buenas a primeras se da cuenta que, a 74 días de las elecciones generales, parecería que no será así y de ahí el tenebroso “plan b” a que hacemos referencia.

            De hecho, la conspiración del PRM está montada y Abinader está detrás y ahora más, cuando sabe que no hay posibilidad de que gane a la primera vuelta. ¿Se atrevería a desmentir semejante plan desestabilizador y ya en marcha? [DAG. Jueves, 03 de marzo de 2016. Año XIV. Número 5520]

Fuente.




Post Top Ad

Responsive Ads Here