¿Posponer los comicios? Interrogante que algun asesor del PRM se ha hecho. - .

La Actualidad

.

jueves, 11 de febrero de 2016

¿Posponer los comicios? Interrogante que algun asesor del PRM se ha hecho.




¿Posponer los comicios?, que es una interrogante que un asesor de candidato presidencial nunca debería hacerse y por más perdido esté parecería una locura, pero en efecto, es lo que ciertos círculos de asesores “tácticos” de opositores sugieren y para el caso, de que, a nivel presidencial, los resultados que sus candidatos pudieran esperar pudiera ser un fuerte desastre, que al final les resulten en un fuerte freno a sus apetencias políticas futuras.

    ¿Por qué pudiera darse una reflexión tan extrema? Desde el momento que los mismos asesores caen en cuenta de que la derrota de sus patrocinados se convertiría en otra fuerte para ellos mismos y en sus reputaciones profesionales y que al suceder, no le sean un buen hándicap en la suma y resta de sus realizaciones.

    Usualmente y cuando se empieza a jugar con la posible derrota comicial, ese tipo de asesores es el que quiere ponerse sobre alerta y mucho más, cuando como es el caso de la presente campaña electoral, que hay varias posibilidades electoralistas encabezadas por candidatos menores de los cincuenta años de edad y quienes al competir al unísono, sus asesores, no solo tienen la pretensión de que su cliente le gane al candidato presidencial de mayores posibilidades, sino que al mismo tiempo les aseste golpes contundentes a los otros también opositores y como forma de quitárselos del camino y de cara a las elecciones futuras, que en el caso dominicano, son las de 2020.

     Pero si bien es cierto que el pensamiento es libre y que cada estratega dice o actúa como le conviene, no lo es menos, que si en un conjunto de electores en el que no menos de cuatro millones de ciudadanos son menores de 18-35 años de edad, seguro que estos serían los primeros en descartar para comicios futuros a aquellos candidatos de su misma o aproximada franja de edad y lo que de seguro significaría un reacomodamiento de fuerzas y de cara a cuales nuevos prospectos electorales la nación conocerá dentro de cuatro años.

     En esto, bien cabe que en asuntos electorales las matemáticas que resulten “no tiran los números” como usualmente se pudiera considerar, sino que por lo contrario, los resultados podrían provocar interrogantes y sorpresas tan pronunciadas, que fácilmente, no que dejan a muchos con las bocas abiertas sino peor, que ninguno tenga como decir, justificar o analizar resultados no esperados.

      Todavía más, pues para un candidato novato y relativamente joven, ser derrotado por otro presidencial de más de diez años de edad, se convertiría en su peor estigma, toda vez que ello indica, que no supo presentar un verdadero programa de promesas lógicas y creíbles y por lo tanto, que no sabe comunicar y que sin duda es también un incapaz.

      De hecho, esto es lo que le está ocurriendo al entorno del candidato presidencial de la alianza PRM-PRSC, cuyos estrategas se muestran realmente alarmados ante el hecho cierto, de que a tres meses de los comicios generales del 15 de mayo, con todo y las mentiras, ataques, chismes y soflamas que Luis Abinader emite diariamente, en la práctica, no ha podido todavía hacerle un hueco a la credibilidad del presidente-candidato Danilo Medina Sánchez y de ahí, que tal como se están viendo las cosas, existe la genuina percepción, de que si Abinader y los otros candidatos no hacen nada “heroico”, Danilo realmente se les impondrá y más alarmante todavía, que tal como va en los indicadores de popularidad, bien que podría pasar del triunfo minimo de cincuenta más uno, para convertirse en un  auténtico triunfo de raíces populares extremadamente hondas.

   
      El empeño opositor es pues tenaz y por lo que se está viendo, bien dispuesto a todo y de ahí que apareciera un asesor “inteligente”, sugiriendo la barbaridad de hacer que los comicios fracasen y para que, de esa manera, en un nuevo clima electoral, Abinader y la Oposición pudieran ganarle al presidente de la República

Obsérvese, que desde que se descubrió y que la población entendió a plenitud, que efectivamente uno de esos grupos mediáticos-empresariales, el Corripio, mediante una de sus filiales, la Gallup Dominicana, se había prestado a tratar de descalificar una primera entrega de medición que disparaba a Danilo hacia la estratósfera, mientras Abinader era reducido a la nada, obligando a su filial a que fijara otra muestra quince días después y con resultados diametralmente opuestos a la primera medición, no hubo quien y no solo dentro del país político y sí por toda la República, que no entendiera que la nueva muestra era una mentira y que la Gallup Dominicana se había prestado a una vagabundería.
  

       Desde luego, una cosa piensa el burro y otra su dueño, lo que a su vez significa, que después que la ciudadanía se dio cuenta y quedando impactada, en cuanto a que una parte sensible del capital económico, no quiere cambios estructurales de ninguna naturaleza, que la locura de la sedición y de la subversión haya sido colocada sobre la mesa y ante la pesadilla que para la plutocracia oligárquica representa, que el Presidente gane la reelección tan merecida e imponga nuevas reglas de juego que retrotraigan a los capitalistas al nivel exacto de baja intensidad frente al poder total del Estado, esta sencillamente no sabe que hacer, cuando lo más simple es ir directo a conversar con el presidente-candidato y llegar a acuerdos aceptables, propios de quienes como es lógico defienden sus intereses, pero quienes por ninguna circunstancia debería enemistarse con el primer ejecutivo de la nación y candidato presidencial puntero a este momento.



Y nosotros creemos que sí, que esos asesores “tácticos” tienen todas las razones para preocuparse, pues Abinader y con todo el apoyo apenas encubierto estadounidense, a este día no ha podido hacer variar la percepción positiva que los ciudadanos tienen del presidente Mejía Sánchez y ni siquiera el otro apoyo de determinados grupos mediáticos, tampoco ha podido significarle una fuerte arrancada de simpatías y sí por lo contrario, de muchas dudas y muchos interrogantes.
       Así pues y con esta especie de pre aviso, esperamos que quienes han caído en el error de pensar en silencio la pregunta: ¿Posponer los cqueomicios?, que es una interrogante que un asesor de candidato presidencial nunca debería hacerse y por más perdido esté, entienda que el camino más fácil es empeñarse en llevar hacia adelante a los candidatos que auxilian y no caer en el error de la sedición y la montería. [DAG. Jueves, 11 de febrero de 2016. Año XIV. Número 5499]

articulo completo aqui

Post Top Ad

Responsive Ads Here