Abinader es un verdadero peligro público que por el bien de la nación hay que derrotar - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

jueves, 18 de febrero de 2016

Abinader es un verdadero peligro público que por el bien de la nación hay que derrotar

No es contra propaganda y tampoco campaña de odio. Pero Abinader es un verdadero peligro público que por el bien de la nación hay que derrotar ,Un candidato presidencial que incite o se le vea como un presumible alentador de inconductas y del pandillerismo político llevado a un grado extremo de disociación con realidad y solo con el único interés de hacer daño y provocar una hecatombe social, nunca será un candidato que realmente pudiera merecer la confianza de las fuerzas vivas nacionales. Menos, si ese candidato y hablamos de Luis Abinader, se le nota en la presente campaña electoral, rodeado y como nunca antes del pandillerismo político más endemoniado.                              
 
Todo ese que estuvo a punto de atrofiar y destruir al PRD y hasta que Miguel Vargas Maldonado se empantalonó y logró sacar a toda esa basura humana que había secuestrado a ese partido y le llevó a un descrédito generalizado del que apenas ahora es que empieza a dar visus de estar saliendo.


Solo con ver y comprobar esa realidad, de que, en cierta forma, lo peor de la política tradicional criolla se ha aposentado dentro de ese nuevo partido que se llama Partido Revolucionario Moderno (PRM) es que los espíritus libres pueden darse cuenta de que hay que darle gracias a Dios a que desde ahora y por los errores y novatadas que comete a diario Abinader, los ciudadanos empecemos a darnos cuenta de que no se puede confiar en él y menos, favorecerle con el voto directo.
 


Descubrir ahora y esto ha sido lo más definitivo, que este político principiante haya caído en el error de que el pandillerismo que le rodea le hubiese puesto y tal si fuera contable, a buscar los registros financieros del gobierno para definir a partir de estos, cuales serán las partidas presupuestarias de que en caso de lograr el poder habría que echar mano para descalabrar todo cuanto de positivo haya hecho el presidente candidato Danilo Medina Sánchez, es más que suficiente para comprender en toda su dimensión, la vastedad intrínsecamente criminal que tiene esa candidatura.
 

Razón entonces, del por qué Abinader no presenta ningún programa de gobierno y solo se dedica a hurgar en las cuentas nacionales para tratar de localizar los dineros que asume que al presidente Danilo Medina Sánchez dizque le sobran y para de esa manera, generar una probable acción de desmantelamiento del aparato productivo nacional y comenzando por destruir de una vez y por todas los miles de millones de pesos que la autoridad presidencial ha logrado especializar para emprendedores del campo y las ciudades a través de sus exitosas visitas sorpresas semanales.


Es decir, “el contable” Abinader y desde ahora, busca como destruir ese portentoso nicho de industria ligera y desarrollo y crecimiento de la nueva agro industria que el Presidente ha desarrollado y lo que significa, que no menos de cien mil padres de familia serían vueltos a colocar en la orfandad económica más desesperante como angustiosa.


 




Por eso que sus sargentos políticos están saboteando el programa de alimentos escolares e igual emitiendo una desinformación a gran escala pretendiendo hacer creer que el despacho de la primera dama es un dispendio y que es inútil, al tiempo que se anuncia que todos los centros clínicos y de asistencia para menores desvalidos y físicamente maltratados serían cerrados y con lo que, de los pandilleros del PRM tener éxito, sería la nación dominicana toda, la que perdería el maravilloso activo en infraestructura de amplio desarrollo y crecimiento humano que el Presidente y su esposa, doña Candy, han creado a favor de la niñez desvalida y cientos de miles de madres desamparadas de la fortuna.



En este sentido, un candidato presidencial que actúe de forma tan ruin y desquiciada, no merece la confianza de la masa silenciosa y menos de las fuerzas vivas y menos todavía




 cuando se observa con que desprecio Abinader se muestra totalmente alejado de la población y solo sí cercano a la embajada estadounidense y ciertos grupos de presión enquistados en los mass media de la prensa mercancía, cuyos dueños, empresarios y banqueros, se niegan a que el presidente de la República, Medina Sánchez, logre imponer una nueva política económica institucional que permita y facilite que el Estado vuelva a ser el poder preponderante de la nación.

También hay que decir, que no importa todo lo malo que Abinader quiera endilgarle a Danilo y todo cuanto de veneno su camarilla emita mediáticamente contra el presidente candidato y menos, cuando todos nos damos cuenta, de que, si bien es cierto que Danilo como todo humano no es perfecto, tampoco se deja de observar y entender, que como presidente de la República es uno desarrollista y de pensamiento abierto que ha logrado restituirle a la nación sus fueros y derechos.


De ahí que los dominicanos no podamos arriesgarnos, de perder a un Danilo presidente, cuya mentalidad independiente es una garantía de seguridad de futuro para todos los dominicanos y mucho más, ante un Abinader decidido a todo con tal de que la pandilla de bandidos de escritorios que le acompañan pudieran lograr llegar al poder y para hacer entonces lo mismo que hicieron cuando el PRD que ellos controlaban llegó al poder y junto a Hipólito,

  por poco descalabran a la nación. Entonces no hay que pensarlo mucho y tampoco demorarse en la decisión. Preferible es el cierto riesgo que se coge con un Danilo que arrastra los efectos “envolventes” de una traicionera presidencia del PLD, a la incertidumbre que genera un novato y manipulable Abinader, quien hasta ahora solo presenta odio, revancha, traición y mucha desvergüenza.
 


En este periódico digital POR EL OJO DE LA CERRADURA, no escondemos, que nos preocupa que los electores pudieran equivocarse y llevados de la propaganda mediática insidiosa, cayeran en el error de darle las espaldas a Danilo y para caer en los brazos de un Abinader que no es garantía de futuro y por eso de nuestra determinación de contribuir a enfrentar la propaganda malsana que la prensa mercancía emite todos los días contra el Presidente y su gobierno. Y lo que hacemos, no precisamente porque pudiera tachársenos de “gobiernistas”. No. Nosotros trabajamos y nos debemos, única y exclusivamente a los intereses permanentes de la República y que en el caso presente tienen su mayor seguridad en la reelección presidencial e independientemente de que hay ciertos hechos de personalidades gubernamentales que no nos agradan o que criticamos.
 


Pero en esta campaña electoral, los sentimientos e intereses personales tienen que darles paso a los intereses de la nación y por eso es que decimos y enfatizamos, que no es contrapropaganda y tampoco campaña de odio y sí que Abinader es un verdadero peligro público que hay que
 desenmascarar y al no ser una oferta efectiva y creíble para un presumible cambio de gobierno a favor de alguien opositor. 



Sobre todo, cuando se observa, que, con Danilo, el PLD se ha convertido en un partido multiclasista de apertura, que teniendo en su seno tendencias de derecha, izquierda y de centro, el primer mandatario ha logrado crear un verdadero instrumento político renovado y al que solo le falta sacar las garrapatas y sanguijuelas que se anidan en torno a la presidencia del partido. Esta y no otra es la realidad que se vive. Mientras Danilo es esperanza y seguridad de futuro cierto. Abinader se ha convertido y por su inexperiencia y secuestro por parte de la mafia política pandillera que le acompaña, en un terrible peligro público que por el bien de la nación hay que derrotar y  del que por nada del mundo los dominicanos de buena voluntad, bajo ningún concepto podríamos permitir que llegara al poder.

 



No decimos, que, como joven, Abinader no pudiera cambiar con los años, independizarse y tener autonomía política propia y que e incluso puede competir alguna vez por aspirar al poder. Pero ahora es un muñeco de cuerda de grupos mafiosos de poder y ante semejante realidad, esta hay que evidenciarla, analizarla, hacerla conocerla y por consiguiente salvar a la República.

Ese y no otro es nuestro empeño y lo que recalcamos. Creemos que los electores no se pueden equivocar y aún cuando paradójicamente, sabemos que nuestro editor y redactor jefe no es grato del Poder Ejecutivo, aún así, tenemos que tirar a un lado los pesares personales e indicarle con propiedad a quienes nos dispensan el honor de atender nuestros criterios y comentarios, que Abinader es un terrible peligro público y que los dominicanos no podemos caer en el grave error de traicionar a nuestra misma nación. Solo eso argumentamos. [DAG. Jueves, 18 de febrero de 2016. Año XIV. Número 5506]


Fuentehttp://porelojodelacerradura.com.do/

Post Top Ad

Responsive Ads Here