Kirchner se da un baño de masas en su último día en el poder - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Kirchner se da un baño de masas en su último día en el poder

Miren que no puedo hablar mucho, porque a las doce me convierto en calabaza". Cristina Fernández de Kirchner no ha defraudado a los miles de militantes kirchneristas que este miércoles han colmado la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires para despedir a su presidenta en su último día en el poder. La era K, tras doce años y medio, ha llegado a su fin en Argentina.
El último día en el poder de Cristina Kirchner ha servido para la celebración de un masivo acto político al más puro estilo peronista, con la Plaza de Mayo rebosante de banderas de Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner. La presidenta saliente ha descubierto un busto de su fallecido esposo (presidente entre 2003 y 2007) en el hall de honor de la Casa Rosada. Arropada por gobernadores peronistas, ministros, dirigentes del Frente para la Victoria (FpV) y la presencia del presidente boliviano, Evo Morales, Cristina Kirchner ha preferido hablar en esta última ocasión en la misma plaza ante miles de seguidores. Y no ha perdido la ocasión para referirse al culebrón que ha vivido el país en los últimos días: la atropellada sucesión presidencial.
Kirchner anunció ayer que no asistiría a la investidura de Mauricio Macri, el líder conservador que hereda el poder mañana. Las profundas diferencias entre el presidente electo y la mandataria sobre cómo se debía realizar el traspaso del poder llevó a Macri a judicializar la cuestión y lograr que una magistrada decretara en un fallo que el mandato de Kirchner expira a las 0:00 horas de este jueves. De esa forma, el líder conservador tendrá una ceremonia a su gusto, con el juramento del cargo en el Congreso y la recepción de los atributos presidenciales en la Casa Rosada. Kirchner insistió siempre en realizar ambas ceremonias en el Parlamento.
En su último discurso como presidenta, Kirchner ha recurrido a la ironía para referirse a esa disputa: "Me hubiera gustado entregar los atributos de mando (banda presidencial y bastón) en la Asamblea Legislativa (...) He visto muchas medidas cautelares en mi vida pero nunca pensé que iba a ver a un presidente cautelar durante doce horas. La próxima vez tendremos que votar un presidente provisional también". Kirchner se refería al "vacío presidencial" que se producirá tras el cese de su mandato y la investidura de Macri (al mediodía de este jueves). En ese lapso de tiempo el jefe de Estado será Federico Pinedo, presidente provisional del Senado y miembro de la coalición conservadora Cambiemos. "Me dolió mucho ver en una sentencia judicial un presidente al que nadie había votado", ha subrayado la mandataria.
Menos locuaz que en ocasiones anteriores, Kirchner también ha sido mordaz a la hora de explicar por qué su discurso de hoy no se prolongaría durante varias horas: "Miren que no puedo hablar porque a las doce me convierto en calabaza", ha repetido varias veces.
Sin mencionar a Macri por su nombre, Kirchner le ha lanzado un reto al presidente electo: "Le pido a Dios que dentro de cuatro años, quien tiene la responsabilidad de conducir los destinos de la patria, pueda mirar a todos los argentinos a los ojos". Para Kirchner, el Gobierno de Cambiemos que mañana inicia su andadura tendrá más facilidades de triunfar porque no contará, como en su caso, con "las corporaciones mediáticas, empresariales y judiciales en contra".
Como hiciera durante la campaña electoral, Kirchner ha sugerido que no se retirará de la política: "Gracias por tanta felicidad y por tanto amor. Los llevo siempre en mi corazón, y sepan que siempre voy a estar junto a ustedes", se ha despedido de sus fieles.
El último día en el poder de Cristina Kirchner ha sido frenético. Desde primera hora de la mañana no han dejado de suceder cosas en el país. El culebrón del traspaso de poder vivió el penúltimo capítulo a primera hora de la mañana, cuando la justicia ratificó el dictamen del fiscal que, a instancias de Mauricio Macri, ponía fecha y hora al mandato de Kirchner: las 0:00 horas del jueves. El kirchnerismo ya contaba con ese desenlace. De ahí que ayer sus portavoces anunciaran a bombo y platillo que su líder no asistiría al Congreso.
Casi al mismo tiempo, los diputados del oficialista Frente para la Victoria anunciaban que no asistirían mañana al juramento de Macri en el Congreso en solidaridad con Kirchner. Sin tanta unanimidad, el bloque kirchnerista en el Senado dio libertad de acción a sus representantes. Y algunos gobernadores hasta hace poco kirchneristas a ultranza se rebelaron y confirmaron su presencia. Es el caso de Juan Manuel Urtubey, gobernador de la provincia de Salta, uno de los dirigentes que suenan para liderar la recomposición del peronismo.

Post Top Ad

Responsive Ads Here