EL ROEDOR Columnillas, “a” premios y columnas - .

La Actualidad

.

sábado, 14 de noviembre de 2015

EL ROEDOR Columnillas, “a” premios y columnas




  • Columnillas, “a” premios y columnas
Aristófanes Urbáez
“Las columnillas apócrifas de los ‘caribitos’ fueron el invento de cuatro mercenarios, no sólo de la pluma, sino hasta del alma; e hijos putativos de José Lizarazo, Pulidor Campusano y el “Foro Público”, para decirle a la hombría de Germán Ornes C., Juan Bosch, y a veces a Rafael, César y Fabio Herrera Cabral, lo que no tenían el valor de decirles de frente y en público; hoy son más puercas y más siniestras (todos sabemos quiénes las escriben); por tanto, al corrupto que gozó de los dineros del asalto a Baninter y de los Bonos Soberanos, que azuza con una campañita al procurador Domínguez B., para que introduzca un recurso de apelación a la SCJ contra un fallo senatorial favorable; Aristófanes Urbáez, lo reta a que se atreva a poner su nombre como hace mi amigo José Jáquez, para que sepa, como decía mi santa madre Emperatriz, “si el gas morao pela”. Él dirá el pecador; El Roedor, dirá los pecados. ¡Sabandija! (a.u.).
1.- MI AMIGO PERIODISTA y escritor, Néstor Medrano, conociendo su calidad de hombre bueno y su cardumen de razonamiento, no hay que dudar que en otra situación parecida (sin importar el tiempo), estaría de nuevo con Danilo Medina, en caso de que éste hiciera un gobierno del jaez (he dicho varias veces que los aciertos dejan muy los yerros, fuera de las pulgas impugnadoras que no han puesto un block en ninguna parte, aunque los tumban si lo dejan los tumban por pura envidia). Además, sé, que Néstor, santiaguero ilustre, escribe por convicción, no por lana ni por coimas, porque así lo siente y lo ve. Como veo yo el “problema haitiano”, aunque no crea hasta prueba en contra que Danilo se deje atemorizar por áulicos descerebrados o procónsules que viven opinando. Ahora, bien, dicen los viejos que “el amor no quita conocimiento” (lo leo siempre en Orlando, el mío); y lo que jamás me cabrá en el tutú es que el jefe del Estado vaya a utilizar el Palacio de nuevo para entregarle un millón de pesos y un diploma en sus propias manos a una señora que jamás ha dicho una grafía (fonema) en favor del Gobierno y del PLD, que tiene un programa con un vicegobernador del Banco Central (que lo único que sabe es escribir pasquines y odiar para quebrar bancos); ya no como el dado por la ‘Fundación Corripio’, sino el Premio Nacional del Ministerio de Cultura, Mención Periodismo o Comunicación. Esa señora trabaja en un digital cuyo nombre no me llega, y no sólo dijo barbaridades cuando la Ley de Aborto, sino que todo el que conoce sus parrafadas (dos ej. ‘Rumbo’ y ‘El Siglo’), era veneno de crótalo con el pobre Don Juan, que me dijo una vez: “¡Tú eres experto en nombrar gente desagradable!”. Además, ella es valiente, porque no lo niega. Y todo el mundo sabe, porque lo he puesto claro, que no es envidia, porque yo no acepto premio de nadie, debido a que tengo los mejores: “Hijo Distinguido de Vicente Noble y Barahona”. Pero, Presidente o no, el Danilo (que Bosch me dijo que sería Presidente, y citó dos más, pero  creo que su tiempo se lo mataron los otros y ya no serán), que tanto menciona al Líder Moral Eterno del Pueblo Dominicano, debe enaltecerlo, no dando Premios en Palacio a gente como al Gran Farsante, que según el libro de la Secretaria de don Juan, fue uno de los que comenzó a calumniarlo en las columnillas sin firmas, y ahora la otra. ¡No, Danilo! “¡Ave Retro, traidores!”
2.- ¡AY, LAS ESCOPETAS!- Quiere decir que Teresa Cabrera, mujer funesta, quiere enjuiciar al ministro de Educación. ¡Ay, Jesús! Aquí se aceptamos el ‘comeback’, el ‘fitback’ ‘retroalimentación’: primero, por todos los pecados de violación, de ausentismo laboral y analfabetismo de los alumnos, porque ella y su clan no clases y siempre están en huelgas. Chantajes, violaciones y homosexualismo y nadie ha sido sancionado; a Eduardo Cuello, que no iba, porque era jefe de Personal en la Autoridad Portuaria, donde ella cobraba; y a Olympia González, que quebró la Cooperativa y fue protegida, apoyada por ella, con un viceconsulado en Puerto Rico. O Teresa cree que todos somos desmemoriados como ella. ¡No juegues, Magino!

Post Top Ad

Responsive Ads Here