Danilo Medina vs Luis Abinader, un viejo zorro contra un debutante - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

viernes, 20 de noviembre de 2015

Danilo Medina vs Luis Abinader, un viejo zorro contra un debutante

Ambos son economistas egresados de Intec, padres de tres hijas, poco carismáticos y con marcadas diferencias 

Danilo Medina es un sagaz y trabajador político oriundo de una zona rural del sur profundo, donde creció rodeado de pobreza y se convirtió en presidente de la República, pero antes acumuló una gran experiencia de Estado. Luis Abinader es capitaleño y proviene de una acaudalada familia de empresas con orígenes en Santiago, lleva la política en la sangre y sin experiencia de Estado porque nunca ha ocupado posiciones públicas.

El primero es el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por tercera ocasión, partido que completará doce años consecutivos al frente del Estado. Medina nació diez años antes a la caída de la tiranía de Trujillo; el segundo, nació seis años después de la caída del régimen y es un debutante en la candidatura presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), una nueva organización conformada por viejos actores de la política nacional. Entre ellos se vislumbra que se concentrará la lucha por la Presidencia de la República para el 2016-2020. Entre las coincidencias de ambos: provienen de la misma escuela económica, del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), y son padres de tres hijas. Uno de ellos podría ser el próximo Presidente y a seis meses de que la ciudadanía decida, ofrecemos información para que conozca sus diferencias y similitudes.

Origen

Danilo Medina es el primero de ocho hermanos que tuvo el matrimonio de Juan Pablo Medina y Amelia Sánchez. Nació el 10 de noviembre del 1951, diez años antes de la caída de la tiranía de Rafael Leonidas Trujillo.

Es oriundo del pueblo Arroyo Cano, del municipio de Bohechío de la provincia San Juan en el sur profundo, y de un origen económico humilde pues creció en una casa de tabla de palma y zinc. Sus padres pertenecen a la Iglesia Evangélica.

Abinader es el hijo menor del matrimonio del reconocido empresario y político José Rafael Abinader y Rosa Sula Corona, ambos de origen libanés. Nació el 12 de julio del 1967, seis años después de la caída de la dictadura.Su biografía establece que nació en Santo Domingo, pero su familia es original de Santiago. Contrario a Medina, Abinader, proviene de una familia acaudalada y del mundo empresarial.

Educación

Medina recibió formación pública y Abinader privada. El hoy gobernante recibió educación primaria y secundaria en escuelas públicas y se graduó de ingeniero químico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Según sus propias palabras, cuando terminó sus estudios en la UASD estaba consciente de que lo suyo era la política, y que por eso necesitaba estudiar economía y para cursar la carreta escogió la universidad Intec. En el 1985 se graduó en la Escuela de Economía.

Tres años más tarde, en el 1988, Abinader obtuvo el título de licenciado en Econmía también de Intec y recibió formación preuniversitaria en el Colegio Loyola. Ha realizado varias especialidades en Economía en universidades de los Estados Unidos, como Harvard y el Instituto de Massachusetts.

Familia

Entre Abinader y Medina hay una importante coincidencia en la composición de sus respectivas familias. Ambos son padres de tres hijas. El presidente Medina está casado con Cándida Montilla de Medina y es padre de Sibely, Vanessa y Ana Paula. Abinader está casado con Raquel Arbaje, también de ascendencia libanesa y es padre de Esther Patricia, Graciela Lucía y Adriana Margarita.

Experiencia de Estado

En cuanto a la experiencia de Estado, entre Medina y Abinader hay una diferencia del cielo a la tierra, Abinader nunca ha pasado por un estamento público y Medina desde muy joven ha formado parte del Estado.

El presidente Medina llegó a la presidencia de la República luego que fue por seis años Ministro de la Presidencia (1996-2000 y 2004-2006). Fue empleado de la Dirección General de Aduanas desde el 1973 hasta el 1980 y dos veces diputado y presidente de ese órgano legislativo.

Abinader, nunca ha ocupado posiciones públicas, lo que para unos representa una ventaja, pero que otros ven como una debilidad.

Trayectoria política

En cuanto a trayectoria política, entre Medina y Abinader, también hay mucha distancia. Del aspirante del PRM se podría decir que lleva la política en la sangre, pues su padre, José Rafael, fue senador por Santiago y candidato presidencial en más de una ocasión.

Luis Abinader fue electo por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) candidato a senador en la provincia Santo Domingo en el 2006, pero declinó para dar paso al entonces dirigente Reformista, Víctor Gómez Bergés, en la conocido Alianza Rosada.

Abinader dirigió la campaña senatorial de su padre en Santiago, en el 1998, cuando su elección fue una sorpresa en el escenario político. Su gran salto en la política se produjo en las elecciones del 2012, cuando fue escogido por Hipólito Mejía como su compañero de boleta, en una contienda contra Medina y el PLD en la que la fórmula obtuvo más del 47% de los votos.

Concluido el proceso electoral, Abinader empezó a perfilarse para ser el candidato presidencial, primero en el PRD y luego en el Partido Revolucionario Moderno, lo que logró en abril de este año cuando le ganó la convención interna al ex presidente.

En cuanto a Medina se le reconoce su gran capacidad de estratega político. Fue fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en cuyo partido ha ocupado todos los espacios de dirección, pero nunca se le ha conocido interés por ser el presidente del PLD.

Medina fue el jefe de campaña del PLD cuando alcanzó el poder por primera vez en el 1996 y luego en el 2004. Fue candidato presidencial de ese partido en el 2000, pero perdió de Hipólito Mejía, por lo que la actual es su tercera experiencia como candidato presidencial. Hay que sumar la batalla que libró con Fernández en el 2007. La mayor muestra de sagacidad política la dio Medina en el actual proceso político al lograr la reforma constitucional y se impuso como candidato del PLD sacando de juego a Leonel.

¿Completar la obra o abrazar el cambio?

Medina y Abinader aún no han dado a conocer sus propuestas de gobierno. Pero Medina pidió modificar la Constitución para en cuatro años más completar su obra de Gobierno que hasta ahora ha tenido una gran aceptación en el electorado. En cambio, Abinader se abraza a la necesidad de cambio que dice hay en la población. Abinader afirma que en sus recorridos políticos siente que la gente quiere un cambio de los gobiernos del PLD y que él encarna ese sentimiento. Medina se aferra a su obra de gobierno y su estilo de conducir la administración pública. Ha afirmado que defenderá “con uñas y dientes”, las visitas sorpresa, un modelo de asistencia a pequeñas comunidades que ha sido blanco de ataques en el litoral de Abinader. Además de ofertar el cambio, Abinader promete un gobierno eficiente con menos impuestos.

Medina y Abinader son poco carismáticos

Medina y Abinader no son políticos caracterizados por incentivar las masas al estilo de Leonel Fernández o de Hipólito Mejía, con el don natural definido como carisma. En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el término carisma tiene la siguiente definición: “Especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar”. Una segunda acepción es: “Don gratuito que Dios concede a algunas personas en beneficio de la comunidad”.




Danilo Medina es un sagaz y trabajador político oriundo de una zona rural del sur profundo, donde creció rodeado de pobreza y se convirtió en presidente de la República, pero antes acumuló una gran experiencia de Estado. Luis Abinader es capitaleño y proviene de una acaudalada familia de empresas con orígenes en Santiago, lleva la política en la sangre y sin experiencia de Estado porque nunca ha ocupado posiciones públicas.

El primero es el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por tercera ocasión, partido que completará doce años consecutivos al frente del Estado. Medina nació diez años antes a la caída de la tiranía de Trujillo; el segundo, nació seis años después de la caída del régimen y es un debutante en la candidatura presidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), una nueva organización conformada por viejos actores de la política nacional. Entre ellos se vislumbra que se concentrará la lucha por la Presidencia de la República para el 2016-2020. Entre las coincidencias de ambos: provienen de la misma escuela económica, del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), y son padres de tres hijas. Uno de ellos podría ser el próximo Presidente y a seis meses de que la ciudadanía decida, ofrecemos información para que conozca sus diferencias y similitudes.

Origen
Danilo Medina es el primero de ocho hermanos que tuvo el matrimonio de Juan Pablo Medina y Amelia Sánchez. Nació el 10 de noviembre del 1951, diez años antes de la caída de la tiranía de Rafael Leonidas Trujillo.

Es oriundo del pueblo Arroyo Cano, del municipio de Bohechío de la provincia San Juan en el sur profundo, y de un origen económico humilde pues creció en una casa de tabla de palma y zinc. Sus padres pertenecen a la Iglesia Evangélica.

Abinader es el hijo menor del matrimonio del reconocido empresario y político José Rafael Abinader y Rosa Sula Corona, ambos de origen libanés. Nació el 12 de julio del 1967, seis años después de la caída de la dictadura.Su biografía establece que nació en Santo Domingo, pero su familia es original de Santiago. Contrario a Medina, Abinader, proviene de una familia acaudalada y del mundo empresarial.

Educación
Medina recibió formación pública y Abinader privada. El hoy gobernante recibió educación primaria y secundaria en escuelas públicas y se graduó de ingeniero químico en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Según sus propias palabras, cuando terminó sus estudios en la UASD estaba consciente de que lo suyo era la política, y que por eso necesitaba estudiar economía y para cursar la carreta escogió la universidad Intec. En el 1985 se graduó en la Escuela de Economía.

Tres años más tarde, en el 1988, Abinader obtuvo el título de licenciado en Econmía también de Intec y recibió formación preuniversitaria en el Colegio Loyola. Ha realizado varias especialidades en Economía en universidades de los Estados Unidos, como Harvard y el Instituto de Massachusetts.

Familia
Entre Abinader y Medina hay una importante coincidencia en la composición de sus respectivas familias. Ambos son padres de tres hijas. El presidente Medina está casado con Cándida Montilla de Medina y es padre de Sibely, Vanessa y Ana Paula. Abinader está casado con Raquel Arbaje, también de ascendencia libanesa y es padre de Esther Patricia, Graciela Lucía y Adriana Margarita.

Experiencia de Estado
En cuanto a la experiencia de Estado, entre Medina y Abinader hay una diferencia del cielo a la tierra, Abinader nunca ha pasado por un estamento público y Medina desde muy joven ha formado parte del Estado.

El presidente Medina llegó a la presidencia de la República luego que fue por seis años Ministro de la Presidencia (1996-2000 y 2004-2006). Fue empleado de la Dirección General de Aduanas desde el 1973 hasta el 1980 y dos veces diputado y presidente de ese órgano legislativo.

Abinader, nunca ha ocupado posiciones públicas, lo que para unos representa una ventaja, pero que otros ven como una debilidad.

Trayectoria política
En cuanto a trayectoria política, entre Medina y Abinader, también hay mucha distancia. Del aspirante del PRM se podría decir que lleva la política en la sangre, pues su padre, José Rafael, fue senador por Santiago y candidato presidencial en más de una ocasión.

Luis Abinader fue electo por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) candidato a senador en la provincia Santo Domingo en el 2006, pero declinó para dar paso al entonces dirigente Reformista, Víctor Gómez Bergés, en la conocido Alianza Rosada.

Abinader dirigió la campaña senatorial de su padre en Santiago, en el 1998, cuando su elección fue una sorpresa en el escenario político. Su gran salto en la política se produjo en las elecciones del 2012, cuando fue escogido por Hipólito Mejía como su compañero de boleta, en una contienda contra Medina y el PLD en la que la fórmula obtuvo más del 47% de los votos.

Concluido el proceso electoral, Abinader empezó a perfilarse para ser el candidato presidencial, primero en el PRD y luego en el Partido Revolucionario Moderno, lo que logró en abril de este año cuando le ganó la convención interna al ex presidente.

En cuanto a Medina se le reconoce su gran capacidad de estratega político. Fue fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en cuyo partido ha ocupado todos los espacios de dirección, pero nunca se le ha conocido interés por ser el presidente del PLD.

Medina fue el jefe de campaña del PLD cuando alcanzó el poder por primera vez en el 1996 y luego en el 2004. Fue candidato presidencial de ese partido en el 2000, pero perdió de Hipólito Mejía, por lo que la actual es su tercera experiencia como candidato presidencial. Hay que sumar la batalla que libró con Fernández en el 2007. La mayor muestra de sagacidad política la dio Medina en el actual proceso político al lograr la reforma constitucional y se impuso como candidato del PLD sacando de juego a Leonel.
¿Completar la obra o abrazar el cambio?
Medina y Abinader aún no han dado a conocer sus propuestas de gobierno. Pero Medina pidió modificar la Constitución para en cuatro años más completar su obra de Gobierno que hasta ahora ha tenido una gran aceptación en el electorado. En cambio, Abinader se abraza a la necesidad de cambio que dice hay en la población. Abinader afirma que en sus recorridos políticos siente que la gente quiere un cambio de los gobiernos del PLD y que él encarna ese sentimiento. Medina se aferra a su obra de gobierno y su estilo de conducir la administración pública. Ha afirmado que defenderá “con uñas y dientes”, las visitas sorpresa, un modelo de asistencia a pequeñas comunidades que ha sido blanco de ataques en el litoral de Abinader. Además de ofertar el cambio, Abinader promete un gobierno eficiente con menos impuestos.
Medina y Abinader son poco carismáticos
Medina y Abinader no son políticos caracterizados por incentivar las masas al estilo de Leonel Fernández o de Hipólito Mejía, con el don natural definido como carisma. En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el término carisma tiene la siguiente definición: “Especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar”. Una segunda acepción es: “Don gratuito que Dios concede a algunas personas en beneficio de la comunidad”.
- See more at: http://www.elcaribe.com.do/2015/11/20/medina-abinader-viejo-zorro-contra-debutante#sthash.KjOtWaV7.dpuf

Post Top Ad

Responsive Ads Here