Corrupción con ojo tuerto - .

La Actualidad

.

Click y Dona. USD$ 1.00

lunes, 30 de noviembre de 2015

Corrupción con ojo tuerto

Corrupción con ojo tuerto



César Medina
La corrupción es mal endémico en todo el mundo, y me incluyen a los Estados Unidos, por favor. Se corrompen en todas partes los políticos, los gobiernos, las empresas y los empresarios… Y hasta los embajadores.
Los únicos gobiernos y funcionarios impolutos --que nunca se corrompen--, son los que están en el ejercicio del poder porque sus acciones e indelicadezas se conocen después… …Menos, por supuesto, el de Danilo Medina porque tiene el enemigo adentro.
Lo mismo que los empresarios y sus gremios, sindicalistas y núcleos profesionales que viven denunciando la corrupción sabiendo que no es posible que haya corruptos sin corruptores y que antes de buscarlos afuera deben mirar adentro.
Se da el caso, por ejemplo, de los médicos… La mayoría tiene ejercicio libre de la profesión y muchos ganan millones todos los meses. ¿Que intente alguien fiscalizar sus finanzas para fines impositivos? Pero igual los ingenieros, los abogados, los financistas y hasta muchos periodistas de ejercicio libre… Nadie quiere pagar impuestos, evaden sus compromisos con el fisco, se burlan de la ley… Y lo hacen con el apoyo de sus gremios.
¿No es esa una expresión de corrupción? Claro que lo es, y de las peores… Pero se ve con el ojo tuerto del pirata: ¡un parche negro y ya está…!
…Hipocresía política
¿Habrase visto mayor hipocresía que algunos políticos “moralistas” que llegaron a gobiernos pasados “con una mano atrás y otro alante” y jamás han vuelto a trabajar? Los hay reformistas, perredeístas, peledeístas, sin partidos, socialcivilistas, religiosos, gremialistas… …Muchos de ellos --incluyendo a periodistas que hoy se pintan como padres de la patria--, con depósitos conocidos de millones de dólares… Y no inventados sino documentados, denunciados con pruebas.

O que mantienen a sus cónyuges o hijos en posiciones de Estado, en consejos de administración, en misiones diplomáticas o simplemente cobrando sin trabajar cientos de miles de pesos todos los meses… …Pero tienen la caradura de denunciar “la corrupción peledeísta” como fenómeno de la política dominicana. A pesar de que en algunos casos --y es lo peor--, se enriquecieron impúdicamente en los últimos gobiernos de ese partido, de cuyas culpas no eximo a nadie.
La corrupción administrativa, insisto, no puede mirarse jamás con el ojo tuerto del pirata… Es necesario combatirla en la base de una sociedad con elevada propensión a la riqueza fácil, al boato, a la vida alegre…
Tema de la campaña…
Ahora se presenta la corrupción como tema de campaña y se pretende sacar el hollín político de una sociedad amañada en malos hábitos generalizados por más de medio siglo.

Si algo molesta es que pretendan coger de zánganos a los más ingenuos. Como si quienes pregonan ahora una moralidad a ultranza no fueran los mismos que este pueblo echó del poder hace tan sólo algunos años… …Y que se cuenten las excepciones, por supuesto.
Pero que se incluyan a unos recién llegados que debieran reservarse su impudor malicioso para el medio que les dio origen… O, al menos, guardar las formas que les impone la decencia pública disimulando sus extravíos.
La corrupción es perversa siempre que se le juzgue en su real contexto. Empezando, claro está, por la corrupción administrativa que realmente afecta a los más pobres… ¡… Pero, ojo, la corrupción social es peor. Porque degrada totalmente a los pueblos!

Post Top Ad

Responsive Ads Here